CAMPUS CIENTÍFICOS VERANO

G6. CAMPUS CIENTÍFICO DE VERANO - CCV-

La actividad está destinada a los alumnos del programa -CCV- Campus Científicos de Verano que hayan optado por la temática de biodiversidad.

Se trata de pequeños grupos de estudiantes de 4º de la ESO y 1º de Bachillerato, seleccionados por su buen curriculum escolar y por su interés por la ciencia, la tecnología y la innovación académica. Los grupos suelen ser de 6-8 alumnos.

Los destinatarios de este módulo son alumnos de excelencia seleccionados por la dirección del programa y destinados en las áreas de Biología Animal y Ecología para ampliar sus conocimientos sobre la biodiversidad; así como acercarse a los procedimientos, instalaciones departamentales y técnicas más habituales utilizados por los investigadores de los departamentos universitarios. Todo ello en el marco de una experiencia pre-universitaria y convivencial durante una semana.

La actividad se viene desarrollando desde hace más de 7 años, y desde 2016 se han fundido los objetivos generales de biodiversidad con los de divulgación del Programa Bianual Intensivo, con un enfoque especial hacia la biodiversidad en el lago de Sanabria y su entorno. Los alumnos de este campus han permanecido dos de los cinco días en Sanabria, desarrollando allí los trabajos de campo. Tanto en las orillas lacustres como en el interior de la masa de agua. La estancia en Sanabria ha sido posible gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Galende y a la co-financiación de la actividad por Confederación Hidrográfica del Duero durante el periodo de actuaciones del Programa Bianual (2016-17). 

Puedes encontrar más documentación sobre los objetivos y requisitos de este programa en este enlace campus-2018 y en la web corporativa de   logo fecyt

Este año 2018 se realiza con la coordinación de ESPACIO DE CULTURA CIENTÍFICA de la USAL. 

Noticias sobre el CCV-Biodiversidad:

· O.Z. 14/07/2018

· ZA3.0  01/07/2018 

· La Vanguardia 29/06/2018 

· La Opinión de Zamora   27/07/2017

Edición CCV 2018

La presentación de los CCV de 2018 se hizo en las Escuelas Mayores del Edificio Histórico de la Universidad el lunes 2 de julio; con la presencia de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Ministerio de Ciencia, innovación y Universidades), del Campus de Excelencia Internacional (Ministerio de Educación y Formación Profesional), y la intervención inicial del Dr. Raúl Rivas del Dpto. de Microbiología y Genética de la USAL.

Dentro del campus de Biodiversidad el martes 3 de julio los alumnos iniciaron su participación con la presentación de los objetivos generales del mismo a desarrollar en el lago de Sanabria, y la visita a las instalaciones del Dpto de Biología Animal, la colección de fauna, los distintos sistemas de conservación de los ejemplares, el herbario y uso científico y también los laboratorios docentes.

Dentro del campus de Biodiversidad el martes 10 de julio los alumnos iniciaron su participación con la presentación de los objetivos generales del mismo a desarrollar en el lago de Sanabria, y la visita a las instalaciones del Dpto de Biología Animal, la colección de fauna, los distintos sistemas de conservación de los ejemplares, el herbario y uso científico y también los laboratorios docentes. El miércoles 11 se destinó al trabajo de campo en el entorno lacustre sanabrés, en un día tormentoso con lluvia intermitente. Y el jueves 12 se trabajó en los laboratorios docentes para la fijación de conceptos vistos de forma práctica en el campo y también la parte práctica experimental propiamente dicha con las muestras recogidas en el lago y el robledal; y finalmente el procesado de la información para la realización de la presentación final del viernes.

 

En la semana de 16 a 20 de julio los alumnos iniciaron su participación con la presentación de los objetivos generales del mismo a desarrollar en el lago de Sanabria, y la visita a las instalaciones del Dpto de Biología Animal, la colección de fauna, los distintos sistemas de conservación de los ejemplares, el herbario y uso científico y también los laboratorios docentes. El miércoles 18 se destinó al trabajo de campo en el entorno lacustre sanabrés, en un día cubierto de nubes y muy ventoso. En esta ocasión Fernando Silla estuvo acompañado en sus trabajo con Héctor, alumno de doctorado. El jueves 19 se trabajó en los laboratorios docentes para la fijación de conceptos vistos de forma práctica en el campo y también la parte práctica experimental propiamente dicha con las muestras recogidas en el lago y el robledal; y finalmente el procesado de la información para la realización de la presentación final del viernes.

 

En la última semana del CCV-Biodiversidad de 2018 el martes 24 de julio los alumnos iniciaron su participación con la presentación de los objetivos generales del mismo a desarrollar en el lago de Sanabria, y la visita a las instalaciones del Dpto. de Biología Animal, los distintos sistemas de conservación de ejemplaresen la colección de fauna y en el herbario para su uso científico y docente. También conocieton los laboratorios docentes para los alumos. El miércoles 25 se destinó al trabajo de trabajo de campo en el entorno lacustre sanabrés, en un día muy soleado y aunque los vientos de mediodía se presentaron en su fuerza habitual tras el trabajo de campo en Seoane, Ribadelago y Bouzas la recompensa final del baño en la playa de los Enanos. Ya a tope de turistas por estas fechas. Héctor sustituyó a Fernando Silla en los objetivos relacionados con la dendrocronología y la ecología del robledal. El jueves 26 se trabajó en los laboratorios docentes para la fijación de conceptos visto deforma práctica en el campo y también la parte práctica experimental propiamente dicha con las muestras recogidas en el lago y el robledal; y finalmente el procesado de la información para la realización de la presentación final del viernes.

 

Edición CCV 2017

Puedes ver más fotos en la Galería Visual

En la cuarta semana también se completaron todos y cada uno de los objetivos de trabajo. Nos acompaña esta semana Elisa Quarta, alumna del programa Erasmus, proveniente de la Universidad de Salento (Italia), y que completa sus estudios sobre anfibios en el área de Zoología.

El martes el trabajo de campo se desarrolló a lo largo de la “senda de los monjes” tras la introducción inicial sobre la ecología del lago en el Centro de Interpretación de la Naturaleza de San Martín de Castañeda. En sus orillas se desarrolló, en varios turnos, trabajo sobre el conocimiento “in situ” de la comunidad de herpetos (anfibios y peces) y de odonatos (caballitos y libélulas) que viven en la masa de agua, así como en su entorno más próximo. Además se tomaron los testigos de muestra para el estudio dendrocronológico, bajo las indicaciones del Dr. Fernando Silla, de algunas especies de árboles que viven en el entorno del lago; en esta semana también incluyendo el aliso.

Después nos trasladamos caminando hasta el río Tera, donde finalmente conocieron de primera mano la importancia de la roca “aborregada” de Ribadelago Viejo. Una zona de importancia científica y pedagógica de primer nivel para entender el glaciarismo en Sanabria, y que sin embargo no ha sido suficientemente valorada en el pasado. Ahora a finales de julio es muy patente la masificación de turismo en las orillas del lago; donde aprovechamos para darnos un refrescante chapuzón y alargamos la salida del agua todo lo posible.

La jornada del miércoles se desarrolla a caballo entre el trabajo limnológico en el lago de parámetros necesarios para conocer el estado ecológico de la masa de agua (midiendo la transparencia del agua y recogiendo plancton) y el conocimiento del complejo lacustre glaciar de Sierra Segundera; a través de la visita a la laguna de Peces. Donde los alumnos conocen algunos de sus principales hábitats y taxones acuáticos; y las presiones antrópicas que soporta este ecosistema. Siendo la visita a las plantas insectívoras de las turberas el punto de máxima excitación para todos los alumnos/as. Nos fuimos con un poco de preocupación ya que en el horizonte se levantó después de comer una gran columna de humo por encima de la Segundera, proveniente de algún incendio en la zona de Hedroso o Lubián. Los incendios son sin duda uno de los principales ambientales de la zona.

Finalmente el jueves se completaron los conocimientos en biodiversidad y sus métodos de estudio con  análisis de los datos y las muestras en los laboratorios docentes del Campus Unamuno de Salamanca.

En la tercera semana no se completar todos los objetivos de trabajo ya que el miércoles amaneció en el lago con un tiempo muy desapacible, con fuertes rachas de viento y lloviznando. El martes el trabajo de campo se desarrolló a lo largo de la “senda de los monjes” tras la introducción inicial sobre la ecología del lago en el Centro de Interpretación de la Naturaleza de San Martín de Castañeda. En las orillas se desarrolló, en varios turnos, trabajo sobre el conocimiento “in situ” de la comunidad de herpetos (anfibios) y de odonatos (caballitos y libélulas) que viven en la masa de agua, así como en su entorno más próximo. Además se tomaron los testigos de muestra para el estudio dendrocronológico, bajo las indicaciones del Dr. Fernando Silla, de algunas especies de árboles que viven en el entorno del lago.

Después nos trasladamos caminando hasta el río Tera, donde finalmente conocieron de primera mano la importancia de la roca “aborregada” de Ribadelago Viejo. Una zona de importancia científica y pedagógica de primer nivel para entender el glaciarismo en Sanabria, y que sin embargo no ha sido suficientemente valorada en el pasado. Ya se nota la presencia masiva de turismo en las playas del lago; donde aprovechamos para darnos un refrescante chapuzón.

La jornada del miércoles se desarrolló a caballo entre el trabajo de aula en el albergue sobre los parámetros necesarios para conocer el estado ecológico de la masa de agua y el conocimiento del complejo lacustre glaciar de Sierra Segundera; a través de la visita a la laguna de Peces. Donde los alumnos conocen algunos de sus principales hábitats y taxones acuáticos y las presiones antrópicas que soporta este ecosistema y que se reflejan en el paisaje allí dominante.

Finalmente el jueves se completaron los conocimientos en biodiversidad y sus métodos de estudio en los laboratorios docentes del Campus Unamuno de Salamanca con la participación del Dr. Miguel Lizana.

En la segunda semana también se completaron los objetivos de trabajo. El martes el trabajo de campo se desarrolló a lo largo de la “senda de los monjes” tras la introducción inicial sobre la ecología del lago en el Centro de Interpretación de la Naturaleza de San Martín de Castañeda. En las orillas se desarrolló, en varios turnos, trabajo sobre el conocimiento “in situ” de la comunidad de herpetos (anfibios y serpientes de agua) y de odonatos (caballitos y libélulas) que viven en la masa de agua, así como en su entorno más próximo. Además se tomaron los testigos de muestra para el estudio dendrocronológico, bajo las indicaciones del Dr. Fernando Silla, de algunas especies de árboles que viven en el entorno del lago.

Después nos trasladamos caminando hasta el río Tera, donde finalmente conocieron de primera mano la importancia de la roca “aborregada” de Ribadelago Viejo. Una zona de importancia científica y pedagógica de primer nivel para entender el glaciarismo en Sanabria, y que sin embargo no ha sido suficientemente valorada en el pasado. Aunque es el inicio de julio ya se nota la presencia masiva de turismo en las orillas del lago; donde aprovechamos para darnos un refrescante chapuzón.

La jornada del miércoles se desarrolla a caballo entre el trabajo limnológico en el lago de parámetros necesarios para conocer el estado ecológico de la masa de agua y el conocimiento del complejo lacustre glaciar de Sierra Segundera; a través de la visita a la laguna de Peces. Donde los alumnos conocen algunos de sus principales hábitats y taxones acuáticos y las presiones antrópicas que soporta este ecosistema.

Finalmente el jueves se completaron los conocimientos en biodiversidad y sus métodos de estudio con  análisis de los datos y las muestras en los laboratorios docentes del Campus Unamuno de Salamanca con la participación del Dr. Miguel Lizana.

En esta primera semana se completaron los objetivos de trabajo. El martes el trabajo de campo se desarrolló a lo largo de la “senda de los monjes” tras la introducción inicial sobre el lago que nos realizó el biólogo Jose Carlos Vega en el Centro de Interpretación de la Naturaleza de San Martín de Castañeda, y hasta la hora de comer en las orillas del lago en la vega de Seoane.

Aquí se realizó en varios turnos trabajo sobre el conocimiento de la comunidad de anfibios y de odonatos que viven en la masa de agua, así como en su entorno más próximo. Además se tomaron las muestras dendrocronológicas, bajo las indicaciones del Dr. Fernando Silla, para determinar la edad de determinadas especies de árboles que viven en el entorno del lago en el laboratorio del albergue a través de un testigo.

Después nos trasladamos caminando hasta el río Tera, en el entorno de Navaldelpozo, para conocer las comunidades de animales y plantas asociadas a la aliseda. Allí los alumnos conocen de primera mano la utilidad de las especies “bioindicadoras” en el trabajo de estudio del estado ecológico de una masa de agua; y finalmente conocieron de primera mano la importancia de la roca “aborregada” de Ribadelago Viejo. Una zona de importancia científica y pedagógica de primer nivel para entender el glaciarismo en Sanabria, y que sin embargo no ha sido suficientemente valorada en el pasado.

Es el inicio de julio y eso se notó en la escasa presencia de turismo en las orillas del lago, incluso en las playas. Donde por cierto aprovechamos para darnos un refrescante chapuzón después de un montón de horas de trabajo.

La actividad está destinada a los alumnos del programa -CCV- Campus Científicos de Verano  que hayan optado por la temática de biodiversidad.

Se trata de pequeños grupos de estudiantes de 4º de la ESO y 1º de Bachillerato, seleccionados por su buen curriculum escolar y por su interés por la ciencia, la tecnología y la innovación académica. Los grupos suelen ser de 6-8 alumnos.

Los destinatarios de este módulo son alumnos de excelencia (nota de corte de 9,55 este año) seleccionados por la dirección del programa y destinados en las áreas de Biología Animal y Ecología para ampliar sus conocimientos sobre la biodiversidad; así como acercarse a los procedimientos, instalaciones departamentales y técnicas más habituales utilizados por los investigadores de los departamentos universitarios; todo ello en el marco de una experiencia pre-universitaria y convivencial durante una semana.

La actividad se viene desarrollando desde hace 5 años, y en 2016 se han fundido los objetivos generales con los de divulgación del Programa Bianual Intensivo, con un enfoque especial hacia la biodiversidad en el lago de Sanabria y su entorno; de manera que los alumnos de este campus han permanecido dos de los cinco días en Sanabria, desarrollando allí los trabajos de campo. Tanto en las orillas lacustres como en el interior de la masa de agua. La estancia en Sanabria ha sido posible gracias a la colaboración por parte del Ayuntamiento de Galende y a la financiación de Confederación Hidrográfica del Duero.

Las demás actividades se han desarrollado, como en el resto de campus Studii Salamantini de la USAL, en las instalaciones de la Universidad en el Campus Miguel de Unamuno de Salamanca. En total unos 120 alumnos (la mayoría chicas) de toda España han pasado por esta experiencia en 2016.

La actividad fue coordinada por el Dr. Miguel Lizana, y la participación de los doctores Fernando Silla, Margarita Jambrina y Javier Morales los martes y miércoles en Sanabria; y además se contó con otras personas colaboradoras del Área de Biología Animal (Valentín y Paco) y del herbario de la Facultad (Javier) que ayudaron en las explicaciones en los laboratorios docentes.

Noticias sobre este evento:

· Sala de Prensa

· La Opinión de Zamora 30/07/2016

A continuación hacemos una breve reseña de cada semana del CCV de Biodiversidad en el lago de Sanabria de 2016.

 

En esta primera semana se completaron los objetivos de trabajo, con algunos pequeños reajustes de ensayo, tanto el martes como el miércoles. El martes el trabajo de campo se desarrolló a lo largo de la “senda de los monjes” tras la introducción inicial sobre el lago que nos realizó el biólogo Jose Carlos Vega en el Centro de Interpretación de la Naturaleza de San Martín de Castañeda, y hasta la hora de comer en las orillas del lago en la vega de Seoane. Aquí se realizó en varios turnos trabajo sobre el conocimiento de la comunidad de anfibios y de odonatos que viven en la masa de agua, así como en su entorno más próximo. Aquí además se tomaron las muestas dendrocronológicas, bajo las indicaciones del Dr. Fernando Silla, para determinar la edad de determinadas especies de árboles en el laboratorio del albergue.

Después nos trasladamos hasta el río Tera, en el entorno de Navaldelpozo, para conocer las comunidades de animales y plantas asociadas a la aliseda donde conocen de primera mano la utilidad de las especies “bioindicadoras” en el trabajo de estudio del estado ecológico de una masa de agua; y finalmente gracias a la participación de la geóloga Dra. Margarita Jambrina conocieron de primera mano la importancia de la roca “aborregada” de Ribadelago Viejo. Una zona de importancia científica y pedagógica de primer nivel para entender el glaciarismo en Sanabria, y que sin embargo no ha sido suficientemente valorada en el pasado.

Es el inicio de julio y eso se notó en la escasa presencia de turismo en las orillas del lago, incluso en las playas. Donde por cierto aprovechamos para darnos un refrescante chapuzón después de la ruta del martes.