ODONATOS DEL LAGO SANABRIA

ODONATOS DEL LAGO SANABRIA

Los odonatos del lago de Sanabria

El estudio de la odonatofauna de las orillas del lago de Sanabria durante el Seguimiento Bianual Intensivo consolida el conjunto de datos obtenidos sobre la importancia faunística de las comunidades que viven en este ecosistema y su entorno más próximo.

LOS ODONATOS DIAGNOSTICAN PRESIONES INTENSAS EN LAS ORILLAS DEL LAGO DE SANABRIA

El estudio detallado durante los años 2016 a 2018 de las comunidades de Odonatos del lago de Sanabria, y sus pequeños humedales periféricos, muestran una gran valor del ecosistema acuático para estos insectos. Las fases larvarias (ninfas) de estos insectos son de hábitos estrictamente acuáticos y sus adultos son dependientes de la vegetación ribereña, de manera que los odonatos en su conjunto pueden ser utilizado para diagnosticar el estado ecológico del ecosistema en las orillas.   LEER MÁS

Con este estudio se confirma la presencia de 30 especies del orden de los Odonatos en el área del lago y los humedales periféricos. Y además durante recorridos en la laguna de los Peces se detectó la presencia Sympetrum flaveolum; por lo que la riqueza específica absoluta observada alcanzaría 31 taxones.

Esta cifra representa el 39,47% de la riqueza odonatológica de toda la Península Ibérica. Y representan casi la totalidad de las especies conocidas para la cuenca hidrográfica del Tera y más de la mitad de las presentes en toda la provincia de Zamora. Estos datos son relevantes en un contexto local, teniendo en cuenta que la superficie del territorio que se analiza es apenas el 5% de la superficie de toda la cuenca del Tera; y el 0,8% de la superficie provincial.

De todas las especies conocidas en la cuenca del Tera (informe inédito realizado para LIFE MedWetRivers: Salvador 2015) únicamente se consideran ausencias relevantes en el área de estudio del lago dos de ellas: Ceriagrion tenellum y Gomphus pulchellus. Así como no se detectó todavía la presencia de las especies africanas Crocothemis erythraeaTrithemis annulata, que ya están presentes en zonas próximas de la cuenca del Tera (LEER).

Listado de especies protegidas en la legislación.

Entre todas las especies del catálogo del lago cabe destacar la presencia de varios taxones que están amparados en la normativa ambiental de protección de especies silvestres. En concreto se han encontrado poblaciones de tres de las cuatro especies ibéricas incluidas en los anexos de la Directiva de Hábitats (DH 43/92/CEE), así como ocho especies incluidas en el Atlas de Invertebrados Amenazados de España (AIAE, Verdú y Galante Eds. 2008) con valoraciones de conservación (según los criterios más recientes de la UICN) en los grados de máxima intensidad de amenaza. No se ha podido comprobar la presencia del caballito Coenagrion mercuriale en el lago ni en los humedales periféricos dentro del ZEC (ES4180105) del lago de Sanabria y alrededores.

Entre todas las especies destaca la cita por primera vez de reproducción dentro del lago (a través de la captura de ninfas en 3 zonas del litoral norte, sur y salida del Tera) de la libélula protegida Macromia splendens, una de las especies incluidas en el Anexo II de la DH. Está catalogada en peligro crítico de extinción (CR) en España; siendo además una especie de distribución muy reducida a la Península Ibérica y el SO atlántico de Francia (es un endemismo cuasi-ibérico).

Se obtuvieron en el periodo de estudio 2016-18 datos de presencia (vuelo de adultos y reproducción) de 11 caballitos de agua (Suborden Zigópteros) y de 20 libélulas (Suborden Anisópteros). En total son 31 especies (de 18 géneros) sobre las 49 conocidas en Zamora (listas provinciales SIO-2015). Esto indica valores relativizados de densidad (especies/100 km2) 75 veces superiores en el lago.

Entre los elementos endémicos que están presentes en el lago tenemos las citadas libélulas M. splendens y G. graslinii, y tres caballitos de agua que se consideran en un estado de conservación más aceptable y con buena tendencia poblacional. En concreto son Calopteryx xanthostoma y ambos representantes del género Platycnemis, tanto P. acutipennis como P. latipes; los odonatos más abundantes y ubícuos de la zona estudiada del lago y su entorno más próximo en el valle.

VISITA LA GALERÍA DE FAUNA

Durante el verano de 2019 se comprobó la presencia de otra especie en las zonas de salida del Tera del lago, en concreto de un tandem en cópula el 30 de agosto de Ceriagrion tenellum

Con lo que el inventario de odonatos se amplía a 32 especies (19 géneros). Esto supone más del 60% del inventario provincial de 2015.

Cópula de Ceriagrion tenellum
Cópula de Ceriagrion tenellum

Anisópteros (libélulas)

silueta_ani
Silueta de una libélula

Zigópteros (caballitos)

silueta_zigo
Silueta de un caballito de agua

Pulsa sobre las especies para ver su ficha técnica  [ EN ELABORACIÓN ]

🍀 ¿ Cómo diferencio las libélulas y los caballitos de agua ?

1/ OBSERVANDO LA CABEZA

LIBÉLULAS     vs.   CABALLITOS

2/ OBSERVANDO LAS ALAS

LIBÉLULAS   vs  CABALLITOS 

Algunos apuntes sobre la biología de los odonatos

Comportamiento de concentración masiva e importancia de los humedales periféricos al lago.

Durante algunos días del verano de 2016 se pudo localizar en la turbera de las Hiruelas (junto al litoral sur del lago) una concentración de odonatos excepcionalmente alta. Aunque no se pudieron hacer estimaciones mediante censado de ejemplares se calcula su presencia en varios miles.

Vista panorámica de la turbera de las Hiruelas durante agosto de 2016 donde se detectó la presencia masiva de libélulas. Se aprecia uno de los charcos semiseco por el estiaje, que está ocupado por una comunidad macrofítica con presencia de Utricularia australis lo que constituye un hábitat de DH (estanque distrófico mediterráneo 3160)
Turbera de las Hiruelas
Flor de Utricularia australis

Durante la primavera de 2017 se realizaron en el interior de este humedal actuaciones en relación con la explotación ganadera de la zona de gran impacto negativo sobre la odonatofauna y la turbera; se cortaron los chopos que la delimitaban y se favoreció el acceso a las vacas dentro de su perímetro, con instalación de comederos a modo de majada para el ganado que utiliza la Devesa de Galende.

Sobre la junquera y el resto de la vegetación palustre de la misma se encontraron fundamentalmente dos especies: Sympetrum fonscolombii y también Lestes viridis, al igual que en el resto de las praderas circundantes. Este conjunto de pequeños humedales someros periféricos, y los prados encharcados en primavera-verano, que se ubican en las proximidades del lago son de vital importancia para la conservación de una odonatofauna de especial relevancia.

La presencia de estos lugares en la periferia del ecosistema lacustre complementa la capacidad de la masa de agua principal de ofrecer recursos a otras especies que seleccionan de forma positiva lugares de inundación temporal. Así la cuenca próxima al lago puede ofrecer biotopos aptos para el desarrollo de los huevos, embriones y ninfas de muchas especies debido a las especiales características de las orillas, y en caso del lago también por el efecto temperante del régimen térmico de las aguas en su extensa superficie (hasta más de 25ºC en las orillas). También para algunas especies que necesitan un tiempo de maduración de sus gónadas en zonas boscosas o en praderas próximas a las aguas de las que emergen.

La gestión de la vegetación de las orillas de los humedales, el río Tera y el lago es clave para los odonatos, ya que suponen la zona donde estos animales pasan los inviernos en forma de huevo. Por ejemplo las podas o talas de alisos o sauces en la primavera temprana conlleva la pérdida de gran parte de las puestas dejadas por los caballitos y las libélulas el verano anterior sobre esa vegetación.

Conclusiones

  • Las comunidades de odonatos encontradas son de gran importancia, ya que están representadas 30 especies, lo que supone el 40% de la odonatofauna autóctona de la Península Ibérica.
  • No se han encontrado especies exclusivas del lago; si bien algunas prefieren las orillas del mismo a las zonas de aliseda del Tera. También utilizan las orillas del lago algunas especies que se reproducen en el río o en los pequeños humedales periféricos. 
  • Todas las especies encontradas en el lago de Sanabria se consideran autóctonas, si bien existe una importante representación de especies más típicas de ambientes circunmediterráneos más que de especies eurosiberianas o atlánticas.
  • En la Alta Sierra habitan al menos 14 especies, además de la presencia de Sympetrum flaveolum, exclusiva de las zonas altas.

EL VERANO DE FEBRERO 2019

EL VERANO DE FEBRERO DE 2019

Durante el mes de febrero de 2019 se han registrado en zonas de montaña ciclos diarios de temperaturas anómalas para esas fechas, teniendo en cuenta la condición más fría de las zonas altimontanas.

En plena ola de calor en toda Europa a finales de julio se ofrecen a continuación unos datos importantes, pero que han pasado desapercibidos. Entre el 21 de febrero y el 2 de marzo en varios macizos montañosos ibéricos se registró un evento de altas temperaturas sostenidas durante ciclos diarios completos en los que no se produjeron heladas y las máximos diarios se corresponden con temperaturas estivales. Algo no habitual en cotas superiores a 2000 m de altitud.

Los datos de febrero de 2019 registrados por la estación climática del Programa Bianual Intensivo en estos días invernales comprenden valores entre 0,68ºC y 19,71ºC. También muy lejos de los rangos habituales. 

Los ciclos diarios de temperaturas horarias promedio se corresponden, en esta cota de 1000m de altitud, una climatología primaveral de más de 15 días sin heladas en pleno invierno y de  muchas diurnas a más de 15ºC ambientales.

Tta febrero19_lago
Temperatura ambiental registrada en continuo (datos diezminutales) en la estación junto al lago de Sanabria.

Este mismo patrón lo podemos encontrar en otros macizos montañosos ibéricos, incluso en cotas de mucha mayor altitud. Con los datos climatológicos disponibles en la actualidad gracias a las redes SAIH de las Confederaciones Hidrográficas (telenivómetros) y las redes EHRIN y de Seguimiento de Cambio Global en Parques Nacionales (MITECO) es posible explorar en las series de datos de febrero de 2019. Se encuentra de esta manera una serie de 5-7 días sin heladas en la alta montaña ibérica; en la última semana de febrero. Un evento registrado tanto en el norte peninsular como en Sierra Nevada.

Un patrón climatológico (sequía extrema y calor fuera de época) documentado a lo largo de toda la Península Ibérica, y que se puede documentar a través de los informes de AEMET.

En varias estaciones climáticas situadas en altitudes de 2000 metros en el ciclo 21 de febrero a 2 de marzo se obtuvieron valores sin heladas; ni siquiera nocturnas. Se muestran a continuación los gráficos de las estaciones de Pirineos (Airoto y Ordiceto) y de la Cordillera Cantábrica (Valdecebollas). Además de la estación situada a más de 3000m en el Pico Veleta (Sierra Nevada).

Tta febrero19_Airoto
PIRINEOS. Temperatura ambiente en Airoto (2380m) en febrero de 2019. Origen datos: SAIH-Ebro
Tta febrero19_Ordiceto
PIRINEOS. Temperatura ambiente en Ordiceto (2380m) en febrero de 2019. Origen datos: SAIH-Ebro
Tta febrero19_Valdecebollas
CORDILLERA CANTÁBRICA. Temperatura ambiente en Valdecebollas (1910m) en febrero de 2019. Origen datos: SAIH-Ebro
Tta febrero19_Veleta
SIERRA NEVADA. Temperatura ambiente en Pico Veleta (3097m) en febrero de 2019. Origen datos: OAPN

Además de la falta de heladas durante el ciclo nocturno del día en un amplio periodo de febrero de 2019, se registraron valores de promedios diurnos superiores a 17,5ºC en Pirineos y superiores a 20ºC en la C. Cantábrica en cotas alpinas. Y además superiores a 10ºC en cotas crioromediterráneas de Sierra Nevada.

Por lo tanto queda resgistrada la existencia de un periodo de verano climático en pleno invierno de calendario en la alta montaña ibérica.

La recurrencia de estos eventos pone en grave riesgo la ecología de las comunidades biológicas acuáticas y terrestres de zonas montañosas, muy adaptadas a una climatología mucho más fría durante largos periodos del año. Cambiando de una forma demasiada rápida los patrones climáticos a los que no pueden adaptarse los biológicos de las especies.

El evento registrado en las montañas ibéricas representa un parte de un patrón de anomalía térmica positiva de la temperatura del aire en todo el continente europeo. Y que afectó desde diciembre de 2018 a gran parte del territorio. Como se pude apreciar en los mapas la anomalía se cuantifica en más de 2ºC (color rojo) en gran parte de centroeuropa y la Península Ibérica. Incluso de mayor intensidad (hasta 5,5 ºC) en zonas del mar Báltico.

LO QUE PERMITE CONSIDERAR AL PASADO INVIERNO COMO EL MÁS CÁLIDO EN EUROPA

Datos obtenidos de la web Severe Weather Europe [https://www.severe-weather.eu]

Anomalía de temperatura en DICIEMBRE 2018, registrada sobre los datos del promedio 1982-2012 . Origen datos: Severe Weather Europe [https://www.severe-weather.eu]
Anomalía de temperatura en FEBRERO 2019, registrada sobre los datos del promedio 1982-2012 . Origen datos: Severe Weather Europe [https://www.severe-weather.eu]

LEER MÁS 

En octubre de 2018 se conoció el nuevo sumario sinóptico (SR15) del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC) sobre el avance de las temperaturas globales (1,5 ºC en el antropoceno) debidas al cambio climático global; y que se actualizará en el Sexto Informe IPCC, previsto para 2021.