DEPÓSITO DE VILANOS


Tras la llegada hasta la superficie del lago en el primer trimestre de 2017 de gran cantidad de partículas de polen producidas básicamente por los árboles que utilizan el viento como mecanismo para su dispersión (son plantas anemófilas), se produce a inicios de mayo la llegada de otros elementos de origen vegetal que dispersa el aire y que tras un periodo de flotar en el aire se precipitan hacia el suelo y la superficie de las masas de agua.

Este es un suceso natural aunque menos llamativo que el de llegada del polen, debido a su efecto semipermanente en las orillas Clic¡.

¿Qué es ?

Se trata de esas estructuras con aspecto de algodoncillo blanco que en estos días el viento transporta por doquier, y que queda atrapadas en múltiples lugares por la humedad del sustrato en el que se posan. Estas fibras blancas hacen flotar en el aire a las ya de por sí livianas semillas de los chopos y álamos, y se conocen con el nombre genérico de “vilanos”. Las producen todas las especies de Populus, aunque son los chopos de cultivo (clones híbridos con especies alóctonas, sobre todo americanas) los que más cantidad emiten al aire, después vendrían los chopos del país (P. nigra), los álamos blancos (P. alba) y finalmente los álamos temblones (P. tremula), la principal especie en el entorno del lago.

Los árboles del género Populus, al que pertenecen todos los chopos y álamos, producen al final del invierno unas estructuras alargadas a modo de cordones en los que crecen las flores, son los llamados “amentos”. En ellos se desarrollan flores de sexo masculino o femenino, de manera diferencial según el individuo. Es decir que todos los amentos que se producen en el árbol o son de flores “masculinas” o de “femeninas”; y por lo tanto, estos árboles (al igual que los animales) son dioicos, es decir que cada individuo es de un único sexo.

Llegados los calores primaverales de abril y mayo los amentos femeninos maduran y de los racimos de frutos verdosos se liberan las semillas, que llevan estos vilanos algodonosos para poder ser dispersados lejos del árbol madre; son por lo tanto plantas anemócoras. Aunque son muy populares en muchas zonas de Zamora y se les conoce con nombres locales como “pelusas, pelusillas o pelufos”, no producen para la población humana más que leves irritaciones en los ojos cuando las fibras que los integran se nos pegan. Por otro lado parece que no producen alergias ni reacciones del sistema inmunitario.

Precisamente esa capacidad de ser viscosos al contacto con la humedad es la propiedad que les permite realizar la segunda de las funciones biológicas a los vilanos de los chopos y álamos que es la colocar a las semillas en suelos muy empapados en agua donde su germinación será próspera.

¿Tiene diferentes consecuencias para el funcionamiento del lago ?

La diferencia fundamental con los episodios de depósito de polen sobre la superficie del agua es que en este caso los vilanos son capaces de “volar” distancias menores y por lo general son atrapados por el suelo en un entorno más próximo de su origen que el polen. Por lo tanto los aportes sobre el ecosistema no son importaciones de materia orgánica desde ecosistemas terrestres (más o menos lejanos), y más bien se trata de elementos integrados en la dinámica de las riberas lacustres y fluviales.

Se desconoce la composición química exacta y la tasa de aportes directos de nitrógeno y fósforo de estas estructuras sobre las masas acuáticas, pero podría ser un elemento más de su dinámica natural e integrado en los ciclos de nutrientes del ecosistema debido a su escasa materia.

DEPÓSITO DE POLEN


El estudio de las diferentes fuentes de nutrientes que se incorporan a la dinámica ecológica del lago, tanto de una forma directa por precipitación como indirecta a través de la escorrentía por la cuenca, es uno de los objetivos principales que tiene el Programa de Seguimiento Limnológico Bianual Intensivo del lago de Sanabria, que financia y coordina Confederación Hidrográfica del Duero durante el bienio 2016-17; con participación de personal científico-técnico de Universidades y Centros de Investigación públicos de España.

La definición del estado ecológico de las masas naturales de agua es un proceso complejo que se fundamenta en un exigente método de seguimiento de numerosos elementos de calidad que son cuantificados de forma discreta a lo largo de campañas periódicas de monitorización. El de Sanabria, dada su relevancia como único lago grande de origen glaciar en la Península Ibérica, requiere ser estudiado ahora de forma continua durante 24 mensualidades para completar las lagunas de conocimiento que existen y conocer la evolución de su ecología en respuesta a las distintas presiones que tiene en la actualidad.

¿Qué es ?

Se trata de la llegada de polen de pino por vía aérea sobre la superficie del lago, en lo que se conoce como depósito atmosférico seco, desde lugares lejanos fuera de su cuenca hidrológica. Estos minúsculos ( tamaño aproximado de unas 85 micras) y livianos granos amarillos son transportados por el aire en la fase de polinización; una etapa que se produce todos los años en el noroeste de España sobre finales de marzo y principios de abril de forma muy intensiva, aunque posteriormente se puede alargar durante más semanas una liberación mucho menos intensa hasta mayo o junio.

El polen de pino tiene unas estructuras adaptadas a la flotabilidad (sacos aeríferos) que le sirven para la dispersión a través del aire a largas distancias. Una vez se depositan sobre la superficie del agua estos granos flotan durante un tiempo y quedan a merced de los vientos superficiales que dirigen su recorrido; a veces arremolinándolos en llamativas láminas brillantes sobre la superficie del centro del lago; y en la mayoría de ocasiones, llevándolos hacia las orillas de las ensenadas donde quedan atrapados sobre los elementos del litoral formando un banda amarilla. Las aglomeraciones que flotan por doquier en las orillas durante unas semanas se corresponde en un 99,9% con polen de diversas especies de pinos, y en cantidades mínimas con la presencia de polen de árboles ribereños como los sauces, alisos, fresnos y otros. Poco a poco la mayoría se van pegando en el litoral y así quedan incorporadas en los suelos siendo un elemento fertilizante de las aguas someras. Otra pequeña fracción del polen se hunde en la columna de agua y sus nutrientes serán incorporados a los sedimentos profundos, mediante la acción bacteriana.

¿ Dónde está ?

El polen se distribuye por todo el contorno del lago (perímetro de más de 9 km), con cierta preferencia en las ensenadas más protegidas, sobre todo en la parte suroeste y en otras localizaciones a sotavento. Tras un periodo de flotación en la superficie de la lámina de agua (atrapado por la película superficial del neuston), es llevado por los vientos superficiales hacia las orillas, donde se acumula en una especie de pasta densa y de intenso color amarillo. Esta masa de polen se incorpora así a la ecología de las orillas del lago, siendo un importante aporte de nutrientes (sobre todo fósforo y calcio, y también carbono orgánico) que a través de la acción de los microorganismos quedan a disposición de las plantas y algas sumergidas en los sedimentos de zonas someras y suelos de orilla. A continuación se presenta una galería de fotos tomadas en todo el perímetro del lago el día 10 de abril de 2017.

Su resistencia a la degradación por parte de las bacterias es notable, y de hecho es posible ver estas bandas de color amarillo en los troncos y rocas de la orillas durante todo el verano, e incluso muchos meses después. Como es el caso del cálido y seco invierno 2016-17 que al no haberse producido la inundación habitual de las orillas se conserva todavía desde hace un año en no pocos troncos de aliso y rocas.

La producción de polen en la vegetación de la cuenca y en las propias orillas del lago es un suceso estacional que se produce todos los años, y como tal debe estar asumido dentro del funcionamiento ecológico del ecosistema. De hecho, la producción de las distintas especies es secuencial a lo largo del final del invierno y el inicio de la primavera. Por lo tanto se produce la sedimentación también secuencial sobre la masa de agua según las especies que utilizan la dispersión anemófila. De hecho, desde finales del mes de febrero de 2017 ha sido posible observar como los primeros en realizar la liberación del polen han sido los sauces, que en todas las ensenadas donde son abundantes produjeron un depósito inicial sobre la superficie del agua en la primera semana de marzo.

Aspecto de las orillas de algunas ensenadas el día 11 de marzo de 2017

La entrada de este tipo de material orgánico al incorporarse al funcionamiento ecológico del ecosistema lacustre debe considerase como natural, ya que representa un aporte de material autóctono en la cuenca; se trata de una dispersión local (por lo general < 100 m). Sin embargo la llegada de polen desde mucho más allá de los límites de la cuenca constituye un aporte de material alóctono que podría funcionar como una fertilización extra, contribuyendo al enriquecimiento de las orillas en nutrientes. Es el caso del polen procedente de los grandes pinares de repoblación.

SEDIMENTO Y PARTÍCULAS ARRASTRADAS


Las partículas de pequeño tamaño que se mueven a través de la red hidrográfica a favor de pendiente son un importante elementos en muchos de los ecosistemas acuáticos, ya que pueden condicionar en gran medida la ecología. Estas partículas que permanecen un tiempo suspendidas en la columna de agua y que reducen la transparencia del agua, afectan tanto a los productores primarios como a los animales que viven dentro del ecosistema.

A los productores les afectan principalmente por la reducción de la radiación solar dentro del agua, tanto por la reflexión como por la absorción selectiva de la misma, y en consecuencia una menor tasa de fotosíntesis. A los animales les afecta principalmente a través de ser un elemento nocivo para sus sistemas de respiración (branquias, tráqueas, etc.) en los seres que necesitan tragar gran cantidad de agua; y también afectando a su sistema digestivo  (seres filtradores) y a la capacidad de poder localizar y cazar a sus presas.

Las partículas que flotan o están en suspensión en el seno de la columna de agua se conocen con el nombre de “seston”, y éstas a su vez pueden ser de naturaleza inorgánica o biológica. Las primeras se denominan “tripton” y provienen del lavado de suelos de la cuenca hidrográfica, y las orgánicas pueden ser de naturaleza viva (los diversos seres que integran el plancton), o bien material inerte o detritus.

TRIPTON

El tripton por lo tanto es el conjunto de partículas inorgánicas (minerales y detritus) que pueden estar flotando un tiempo en los lagos y otras masas de agua, hasta que por efecto de la gravedad sedimentan hacia los fondos o por efecto del caudal sean arrastradas más abajo en la cuenca. Estas partículas suponen un importante condicionante para los seres vivos y el funcionamiento natural de los ecosistemas acuáticos, y su presencia es normal en algunas aguas de zonas sedimentarias y suelos arcillosos, o bien en tramos de ríos con gran turbulencia que producen erosión sobre el lecho del cauce. Sin embargo se deben considerar como un elemento contaminante del ecosistema en aquellas aguas que naturalmente son de gran transparencia, entre ellas están los lagos y lagunas de zonas con geología poco soluble y terrenos de geologías duras.

Durante gran parte del otoño-invierno de 2015-16 se observó en las muestras recogidas con redes de plancton un gran aumento del tripton en el lago, reflejo de los aportes que hace la red fluvial al ecosistema. Estas partículas del tripton fueron analizadas microscópicamente para conocer su naturaleza y poder así deducir su origen, ya que suponen una gran distorsión a la hora de realizar el recuento de fitoplancton. Se hizo un seguimiento detallado de las muestras desde diciembre-15 a marzo-16, con el resultado que se muestra en la siguiente galería fotográfica, donde se aprecia una importante reducción de las mismas con la mayor renovación del agua en el invierno.

La microscopía electrónica de barrido mostró que se trataba básicamente de minúsculas partículas minerales (arenas) y tizones, como se muestra en esta otra galería fotográfica. Mediante la técnica de difracción de electrones retroproyectados (EBSD en siglas anglosajonas) se obtuvo para las arenas una composición química básica de [Si+O] o bien [Si+O+Mg+Ca+K+Al+Fe]; lo que se corresponde con la naturaleza geológica del cuarzo y la mica. Ambos son los principales elementos constituyentes de los granitos y gneises que conforman la Sierra Segundera. Los otros elementos abundantes en el tripton son de una naturaleza química totalmente diferente, son restos orgánicos procedentes de tizones y pavesas de vegetación quemada; con una composición química básica de [C+O+Na] o [C+O+P+Na+K+Mg].

El aumento de niveles de tripton en una cuenca de montaña donde habitualmente los ríos y lagunas son de aguas de elevada transparencia son un síntoma de procesos de erosividad (erosión inducida directamente por la actividad antrópica) en los suelos de la cuenca y en las laderas más próximas a los ecosistemas. Esta erosividad es provocada básicamente por aquellas actividades de origen humano que conllevan la pérdida de cubierta forestal, y la roturación del terreno, favoreciendo la agresividad de las lluvias tormentosas y la escorrentía superficial sobre suelos casi desnudos. Con lo que aumenta el transporte de estos minerales y la materia edáfica por la cuenca hasta los embalses de la Sierra, y finalmente acaban llegando hasta el lago. Al igual que ocurre en el caso de los suelos desnudos que afloran durante gran parte del año en las bandas áridas de estos embalses, y cuyas arenas y limos son removidos en las épocas de lluvia hacia el interior y posteriormente circulan por el sistema hidroeléctrico hasta el Tera.

Este efecto es un claro ejemplo de que la correcta gestión forestal de la cuenca es un punto muy relevante para la condición ecológica que puede presentar el lago y cómo las actividades que se producen en la parte alta controlan en gran medida el resto de la cuenca hidrográfica. Un síntoma inicial de esta llegada de partículas por lavado de la cuenca es la reducción temporal de la transparencia del agua, que dada la alta concentración de minerales y partículas en suspensión permite una menor transmisión de la luz desde la superficie a la columna de agua.

DEPÓSITO ATMOSFÉRICO SOBRE EL LAGO


Última actualización: 06/06/2017  10:20:39


  DEPÓSITO SECO DE PARTÍCULAS

 

Resumen

A lo largo del año, y en función de los ritmos atmosféricos y de dinámica de los vientos, se suelen producir en Sanabria varios fenómenos de precipitación de sustancias provenientes del entorno lejano, e incluso muy lejano, hasta la superficie. Esto es debido a que dichos elementos permanecen en suspensión durante un tiempo transportados por los vientos, y finalmente en los episodios de altas presiones sobre la Península Ibérica comienzan a descender en altitud hasta el suelo; y en su caso hasta la superficie de los ecosistemas acuáticos. Esto es lo que se conoce como “depósito atmosférico”.
Tras un periodo flotando en el agua estas partículas atrapadas en el neuston pueden ser arrastradas hacia las orillas o bien sedimentar en la columna de agua, entrando de esta forma nutrientes en la dinámica química de la masa de agua y fertilizando las comunidades de productores primarios (vegetales en las orillas y microalgas en el plancton).

 

Al final del estiaje, tras un periodo de varios meses con el agua muy caliente en superficie debido a la intensidad de la radiación solar, estos depósitos llegan hasta la superficie del agua de lagos, lagunas, embalses, e incluso pozas grandes de ríos anchos y se depositan sobre su superficie. En ese momento existe sobre la superficie del agua una fina capa orgánica proveniente de la descomposición de la materia vegetal de las zonas someras, y también debido a la secreción de un sencillo biofilm (o “surface microlayer” en terminología anglosajona) por parte de los organismos microscópicos (el neuston) que habitan en la superficie de contacto agua-aire y poder así vivir allí.

Todos los elementos livianos que transporta el aire y que finalmente sedimentan sobre este biofilm son atrapados y quedan flotando a merced de los vientos. De esta manera son llevados hacia sotavento y quedan en las orillas de las ensenadas en las que ha soplado el viento a favor. Otras veces, especialmente si el viento está en calma, todo el material flotante se acaba hundiendo en la columna de agua y puede ser capturado en las muestras de plancton.

Esta capa o biofilm, mitad biológica y mitad detrítica, que flota puntualmente en la superficie durante algunos días o semanas del otoño puede llegar a ser muy llamativa en determinados momentos del día debido a la inclinación de los rayos solares; pudiendo dar lugar a equivocaciones o falsas sospechas de contaminación del agua.

Y esto es lo que ha pasado este mes de septiembre de 2016 en que se ha formado este biofilm (tanto en las ensenadas del lago como en la desembocadura del Tera) y los vientos lo han ido arremolinando en parte hasta las orillas.

  • Frente al balneario de Bouzas (07/09/2016) 
  • Frente al peñón del Castro (22/09/2016) 
  • Frente a Ribadelago Nuevo en la desembocadura del Tera en el lago (26/09/2016) 

 

Es necesario recordar que este suceso sucedió simultáneamente en los mismos días en los que se produjeron los siguientes acontecimientos:

1/ ola de calor africana con presencia de calimas polvorientas en la alta atmósfera durante la última semana de agosto (valores aproximados en noroeste de Zamora de 1-10 𝜇g/m3, fuente: SKIRON para 1-septiembre-2016. ©Universidad de Atenas en blog.troposfera.org/)

2/ incendios de gran magnitud en Ourense (una ola de incendios que duró hasta el 14 de septiembre y que tuvo en agosto algunos otros también importantes) y que afectó a más de 7.000 Ha y también en el NE de Portugal. ¡ Clic !

3/ incendio superior a 1.000 Ha en la cabecera del río Trefacio (TM de San Justo) y duración superior a 48 horas, en una ladera situada a 9 km en línea recta del lago. Dicho incendio transcurrió los días 11 a 13 de septiembre de 2016. ¡ Clic ¡

4/ no hubo ningún tipo de precipitación en la cuenca del lago entre el 20 de agosto y el 13 de septiembre, de manera que se trata exclusivamente de depósito atmosférico en seco.

 

DATOS BÁSICOS


 

Resumen

No se puede entender el paisaje del entorno más próximo al lago de Sanabria sin conocer la influencia del modelado glaciar sobre estos terrenos paleozoicos, en los que dominan unas cumbres muy erosionadas a unos 2.000 msm, una penillanura elevada de relieves muy suaves unos 300-400 m más abajo y una complicada red de valles con salida en todas las orientaciones que alberga un amplio conjunto de humedales; entre los que destacan 15 lagunas de mayor entidad y 4 embalses, algunos construidos sobre antiguas cubetas lacustres.
El conjunto de terrenos elevados de la Sierra tiene unas estribaciones meridionales de fuertes pendientes en las que se organiza la mayoría de la red hidrográfica de la cabecera del río Tera y que tributa aguas hasta el valle principal situado a 1.000 msm en el que se asienta el lago de Sanabria ocupando la principal sobre-excavación glaciar en el terreno. Sobre una superficie de 12.700 Ha fluye una red hidrográfica de más de 77,7 km por la que discurren caudales de alrededor de 120 Hm3 todos los años.

La cuenca hidrográfica alta del río Tera se localiza en el extremo noroeste de la provincia de Zamora, en las estribaciones meridionales de los Montes Aquilianos que forman parte del llamado Macizo Galaico-Leonés. En la cabecera de dicho sistema se asienta el Lago de Sanabria, a una altitud de unos 1.000 msm.

Este sistema hidrográfico recoge aguas desde el punto más elevado (Peña Trevinca, 2.127 msm) en una superficie de unos 12.700 ha, en su vertiente derecha de la penillanura de Sierra Segundera y en la izquierda desde la Sierra Cabrera.

 

cuenca-lago-en-tera Elaboración propia a partir de un MDE de IDECYL (Infraestructuras de Datos Espaciales de CyL) y la cartografía vectorial digital de CHD (Mírame-ID Duero).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BREVE HISTORIA GEOLÓGICA Y GEOMORFOLÓGICA

La casi totalidad de la comarca de Sanabria pertenece a las Eras Arqueozoica y/o Paleozoica, y sólo en algunos puntos muy limitados, en su parte Este, aparecen retazos del cuaternario, no existiendo litologías de la Era Secundaria ni de la Terciaria. De estas épocas geológicas hay que destacar la amplia extensión de las antiguas rocas ácidas formadas por granitos, gneis glandular y micacitas; y, en su margen más occidental, el estrato cristalino. Al Sur de la zona penetra una franja Silúrica perteneciente a la Sierra de la Culebra, y por el Norte una más amplia que corresponde a la parte media de la Cabrera  (Jordá, 2006).

Para entender la morfogénesis actual del área conviene reseñar brevemente la historia geológica, en la que el glaciarismo ha dejado su huella. El aspecto final de este territorio comenzó a perfilarse en el cuaternario inicial, tras formar parte de la parte emergida de la zona que finalmente formó el Macizo Hespérico, que fue el bloque principal de la actual Península Ibérica, desde hace unos 70 MA.

Es en este período Cuaternario cuando empieza a tomar cuerpo el modelado glaciar que va a dar lugar a un cambio en las características de estas serranías y que culminará con la formación de un casquete glaciar que tuvo su concreción más importante en Sierra Segundera (Rodríguez-Rodríguez et al. 2009, 2011a,b), contribuyendo a formar el mayor foco glaciar de las montañas galaico-leonesas.

El resultado del avance del hielo de aquella época, finalizó hace unos 12-18.000 años; es claramente visible hoy día en las plataformas de las penillanuras fragmentadas, cortadas en valles y barrancos, particularmente en los de modelado glaciar, de gran importancia geológica en esta zona. Estos valles fueron modelados por el avance de lenguas glaciares que irradiaban en gran número desde el casquete glaciar superior. La enorme presión de las masas de hielo, junto a su avance lento pero continuo, ha ejercido sobre los materiales graníticos unos efectos característicos (morrenas). Al retroceder el hielo quedan varios brazos importantes, como los de los valles de los ríos Segundera, Cárdenas, Tera y parte alta del Forcadura. A la concavidad formada por la lengua principal del glaciar en su retirada y su posterior relleno con las aguas fluviales del Tera y sus afluentes de Cabecera debe su origen el Lago de Sanabria.

Entre las zonas glaciar y sedimentaria se desarrolla una franja de transición cuyos límites estrictos son difíciles de precisar. En cualquier caso, esta franja está constituida por materiales de tipo gneis glandular “ollo de sapo” con cuarzos azules y grandes nódulos de feldespato que presentan mayor resistencia a la erosión. Poco a poco quedan sobresaliendo de la roca y llegan a desprenderse, formando los típicos cantos rodados, junto a las cuarcitas y otros materiales duros y muy poco solubles.

Consultar otros trabajos:

  • Jordá J.F. 2006. Rocas, formas y fósiles. Patrimonio geológico de la provincia de Zamora. Cuadernos de Investigación Nº 25. Ed. Instituto de Estudios Zamoranos “Florián de Ocampo”. 145 pp.
  • Rodríguez-Rodríguez L., Jiménez-Sánchez M., Domínguez-Cuesta M.J., Rico M.T., Valero-Garcés B. 2009. El glaciarismo del lago de sanabria y su entorno: evidencias de una deglaciación temprana. Pp: 68-72. VII Reunião do Quaternário Ibérico, Faro 2009.
  • Rodríguez-Rodríguez L., Jiménez-Sánchez M., Domínguez-Cuesta M.J., Rico M.T., Valero-Garcés B. 2011a. Last deglaciation in northwestern Spain: New chronological and geomorphologic evidence from the Sanabria region. Geomorphology 135: 48–65.
  • Rodríguez-Rodríguez L., Domínguez-Cuesta M.J., Jiménez-Sánchez M. 2011b. Reconstrucción en 3D del máximo glaciar registrado en la cuenca del Lago de Sanabria (Noroeste de España). Bol. R. Soc. Esp. Hist. Nat. Sec. Geol. 105 (1-4): 31-44.

 

DATOS BÁSICOS DE CLIMATOLOGÍA


 

Resumen

Aunque todo el Noroeste de Zamora se encuadra geográficamente en la región mediterránea de la Península Ibérica a través de los cálculos de los índices de termicidad y de periodo de aridez estival se deduce que la comarca sanabresa está en el borde de un gradiente bioclimático.
Posee por un lado características eurosiberianas que la encuadran dentro del piso subalpino de esta Región según el periodo de actividad vegetal; aunque el nivel de precipitación y el marcado déficit hídrico de verano indican por otro lado una gran mediterraneidad.

 

 

DATOS HISTÓRICOS BÁSICOS DE CLIMATOLOGÍA EN LA CUENCA DEL LAGO

La zona del entorno del Lago de Sanabria posee un clima mediterráneo húmedo con una precipitación media anual medida en Ribadelago en torno a los 1.400 mm (rango de 2.000 a 600 mm). La mayoría de las precipitaciones se concentran en noviembre-diciembre-enero y el elevado índice de escorrentía de la zona cercana al Lago produce fuertes avenidas de invierno en todos los arroyos. Por el contrario en junio-julio-agosto se produce únicamente el 6% de la precipitación, y el estiaje de los cauces es bastante fuerte (Aldasoro et al. 1991). En la actualidad no parece helarse nunca la superficie del Lago, ni del río Tera; las temperaturas mínimas del agua son de unos 4ºC en enero, y de 24ºC de máxima en agosto. Para el río Tera la temperatura mínima medida es de 1ºC (Aldasoro et al. 1991).

Elena-Roselló (1996) sitúa la parte más occidental de Sanabria dentro de la ecorregión Galaico-Cántabra, que recibe unas precipitaciones anuales totales en el intervalo entre 1.450 y 1.600 mm, con valores de evapotranspiración (índice de Thörnwaite) que oscilan entre 619 y 641 mm. Mientras que la mayor parte del Valle medio del Tera y el resto más oriental de la comarca lo ubica dentro de la ecorregión Duriense, con valores de precipitaciones ostensiblemente menores, que oscilan entre 1.077 y 1.200 mm, y valores entre 599 y 614 mm de evapotranspiración anual. En la primera zona se dan temperaturas medias del mes más frío entre 6,6 y 9 ºC, mientras que en la segunda oscilan entre 0,3 y 0,9 ºC.

Los diferentes índices climatológicos calculados para la estación meteorológica de Puebla de Sanabria indican que la zona posee a grandes rasgos un clima oceánico húmedo o muy húmedo, con un corto período de semiaridez durante julio y la primera mitad del mes de agosto. Esto repercute directamente tanto en la cantidad de ecosistemas acuáticos que existen en la penillanura de la Sierra, como en el caudal de los ríos y arroyos de la Cabrera y la Segundera. La mayoría, aunque sufren un fuerte estiaje en agosto y septiembre, eran de caudal permanente hasta hace unas décadas; mientras que la práctica totalidad ahora son de flujo intermitente.

A partir de los climodiagramas de Walter-Lieth para dos estaciones de valle (altitudes 925 y 1321 msm) y la penillanura glaciar (altitud 1645 msm) se deduce la presencia de una temporada estival de déficit hídrico -DH- en ambas vertientes de la Sierra Segundera, a pesar de la generosidad de las precipitaciones promedio anuales; que además presentan un ritmo habitual bimodal de final de otoño (principal) y final de primavera (mucha menor intensidad).

 A ombroclim_puebla  Bombroclim_pte-porto  Combroclim_porto

Diagrama climatológico de Walter-Lieth para estaciones meteorológicas de Sanabria; dos situadas en el valle del Tera (A, orientación meridional) y en el valle del alto Bibey (B, orientación septentrional) y otra en la penillanura glaciar de Sierra Segundera (C). (h: altitud, T: temperatura media mensual, P: precipitación media mensual, DH: déficit hídrico, d: días libres de heladas; Hp: periodo de heladas seguras)


Conocer a fondo:

Algunas referencias bibliográficas con datos sobre la climatología reciente en la zona:

  • Aldasoro J.J., De Hoyos C., Vega J.C. 1991.El Lago de Sanabria. (Estudio Limnológico). Monografías R.E.N. Ed. Junta de Castilla y León. Valladolid.

  • Elena-Roselló R. (Coord.) 1997. Clasificación biogeoclimática de España Peninsular y Balear. – Atlas Clateres . Ed. Centro de Publicaciones, Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Madrid.

Algunas referencias sobre el paleoclima en la zona: