FAUNA DE LAS PROFUNDIDADES

CARTOGRAFÍA DE LAS PROFUNDIDADES

En el lago de Sanabria la mayoría de los fondos del litoral en la zona iluminada (hasta 9 m de profundidad) no son muy aptos para la instalación de comunidades o especies de fauna y flora, debido sobre todo a su litología muy gruesa y las fuertes pendientes que tiene en función de su geomorfología glaciar. Aunque la superficie es tan amplia que sí existen zonas en donde se establecen comunidades en zonas de poca pendiente y sustrato arenoso o de gravillas. SI bien son de escasa entidad y probablemente de modesta importancia para la ecología de este ecosistema de baja productividad.

Fondos arenosos en zonas de poca pendiente.
Fondos de bloques y gravas en zonas de mucha pendiente, ligadas en gran medida a depósitos morrénicos.

Para poder estudiar seres a gran profundidad existe un grave problema “in situ” derivado de que la presencia de los investigadores en esos lugares es agravada por los efectos de los equipos de buceo y su impacto sobre el sedimento. Además del riesgo innato de la técnica de buceo, que es mayor en los lagos de altitud.

En el estudio de pequeños seres del bentos profundo se utilizan habitualmente técnicas de extracción de muestras hasta la superficie mediante dragas o ganchos que se descienden hasta el fondo. Por lo que se trata de mecanismos intrusivos y destructivos que sólo se deben usar si no existe otra alternativa.

La videograbación subacuática como alternativa al buceo

Por ello las técnicas de foto y videograbación de los fondos con cámaras instaladas en un vehículo-robot operado a distancia (ROV es el acrónimo anglosajón) desde una embarcación en superficie resultan enormemente adecuadas para el estudio de los organismos de las profundidades del litoral lacustre.

La casi ausencia de luz (para la sensibilidad del ojo humano) es otra dificultad a la que hacer frente en los trabajos de profundidad y que limita los resultados obtenibles mediante técnicas habituales de buceo. A lo que debemos sumar el problema que supone la introgresión del propio buceador en los hábitats sumergidos, muy sensibles a cualquier alteración por remoción de los fondos.

Por el contrario los equipos videográficos instalados en el ROV (provistos de potentes focos LED orientables en todas las direcciones, al igual que la cámara frontal) y guiados por láser, que permiten medir a escala los objetos sumergidos, trabajan perfectamente y sin alteración de los sedimentos de zonas profundas para conocer la composición y localización de estas comunidades bentónicas profundas. También son técnicas muy resolutivas para cartografiar en detalle los fondos y tomar datos de la granulometría dominante.

Las molestias son especialmente relevantes en las comunidades de pequeños animales filtradores, ya que la re-suspensión del limo produce un permanente efecto de abrasión sobre sus órganos de filtración y la constante entrada de materia particulada muy fina dentro de su sistema digestivo y/o respiratorio.

El “planeo” del ROV a escasa distancia del fondo sin posarse evita este efecto, y por lo tanto se considera una técnica muy poco intrusiva. Además, las comunidades de peces y otros animales huidizos tampoco son desplazados de sus territorios de campeo por la presencia de personas buceando.

Estudio de la flora y fauna profunda (el bentos)

La videograbación de transectos subacuáticos, y la posterior revisión de las imágenes para determinar especies, y tamaños de individuos u otros objetos sumergidos, permite realizar una cartografía faunística y florística detallada de los fondos con técnicas no intrusivas.

Mediante el empleo de cámaras fotográficas sumergidas se realizó una prospección detallada de las orillas más someras (hasta 3 m) durante dos veranos consecutivos (años 2017 y 2018) para ampliar los conocimientos sobre las poblaciones de esponjas, náyades y otros invertebrados dulceacuícolas que habitan en el lago de Sanabria. Además, en agosto y septiembre de 2018 se realizaron varias campañas de toma de datos faunísticos con videograbación utilizando un vehículo robotizado sin tripulación (ROV) que la empresa ECOHYDROS S.L estaba utilizando simultáneamente para realizar una cartografía temática detallada de los fondos en todas las profundidades.

Los peces más habituales en las zonas de cierta profundidad son únicamente las truchas y las anguilas. El resto de la comunidad ictiológica del lago únicamente habita los 3-4 primeros metros de la columna de agua.

En el caso de la única especie bentónica (la lamprehuela, Cobitis calderoni) todas las observaciones han sido realizadas en zonas someras del litoral, y zonas arenosas sumergidas a menos de 3 m. Entre los datos más importantes recopilados durante el Seguimiento Bianual están los poblacionales de la especie y la cartografía de zonas de freza y alevinaje de esta especie endémica de España pero muy poco estudiada.

Las náyades (o grandes moluscos que se reproducen con la colaboración de peces que hacen función de hospedadores de sus larvas microscópicas) son especies típicas de aguas poco profundas y de corriente fuerte e incluso turbulenta. En el caso de Margaritifera margaritifera, una especie catalogada en Peligro de Extinción desde 2010, su presencia en aguas profundas del lago es constituye un hito científico singular.

Se conoce una pequeña población que sobrevive en aguas del litoral oeste, en una banda de profundidades 4-9 m; y han sido localizadas con el ROV en el verano de 2018. Se desconoce gran parte de su historia natural en esta zona profunda, aunque se conoce la presencia de la especie en aguas del río Tera aguas abajo desde hace casi 2 décadas. Periodo en el que no ha parado de reducirse su distribución y tamaño poblacional, hasta límites próximos a la extinción.

Éste es un grupo de invertebrados considerado menos evolucionado de todos los animales. Las esponjas no tienen verdaderos tejidos, aunque sus células están especializadas y se organizan en capas funcionales. Son animales filtradores del agua y que pueden asociarse con microalgas (lo que les da color verde intenso) dentro de sus células.

En toda la red hidrográfica del Tera, y también en el lago hasta una profundidad de al menos 12 m, está presente la especie Spongilla lacustris. No tienen un verdadero esqueleto, pero su entramado celular está compuesto por unas microscópicas estructuras de forma acicular y de naturaleza silícea, las escleras.

Lejos de la imagen multicolorista que tenemos de los paisajes submarinos, casi siempre ligados a roquedos de zonas someras y a los arrecifes tropicales, en las aguas epicontinentales la visión de los fondos es monótona de manera natural. Y el lago de Sanabria no es una excepción.

Salvo en los bancos de arenas más someras donde llega con mucha intensidad la radiación solar y existen poblaciones de macrófitas sumergidas que aportan hábitats y tonalidades, la visión más habitual es la presencia únicamente de objetos inertes; dominando los tonos amarillos y grisáceos, sobre todos los demás.

Cardúmen de alevines de ciprínidos autóctonos (en este caso bogas y bermejuelas) entre la vegetación (equisetos) sumergida a 2,8m.
Sustrato arenoso en una zona sumergida a menos de 1m, donde se refleja el oleaje superficial sobre el fondo.
Matas de milenrrama arraigadas sobre sustrato arenoso en una zona sumergida a 2 m.
Sustrato pedregoso y limpio en una zona sumergida somera donde rompe frecuentemente el oleaje.

PRESENCIA GAMBUSIA

La llegada de peces exóticos al lago de Sanabria

La gambusia Gambusia holbrooki (Girard, 1859) es un pequeño pez, exótico en España, que rara vez supera 80 mm en las hembras, y 35 mm los machos.

Puede habitar en todo tipo de hábitats acuáticos, tanto naturales como artificiales, incluidas las aguas con poco oxígeno y turbias; por lo general se localizan en grandes grupos ya que desarrollan un comportamiento muy gregario.

Sin embargo, y como es esperable, prolifera también con total efectividad biológica en aguas de mayor calidad, ocupando las orillas y la franja de vegetación litoral en zonas someras de sustratos arenosos.

Gambusias en acuario
Detalle del aspecto y diferencias de tamaño de una hembra (arriba) y un macho (abajo) del grupo de gambusias capturadas en el lago de Sanabria. (Fotografía en condiciones de acuario)

Sus únicos límites ecológicos parecen ser las bajas temperaturas y las condiciones de aguas muy ácidas; aunque puede sobrevivir en condiciones muy difíciles y estresantes, incluso con desecación casi total de las orillas.

Gambusia H
Relación de tallas y sexos encontrados en esta nueva población de la cuenca del Tera con ejemplares pertenecientes al menos a cuatro cohortes (tres de adultos y una de alevines en sus primeros 6 meses de vida). Machos: M, hembras : H.
Gambusia M

 

Su gran capacidad de sobrevivir en diferentes condiciones y ambientes, su elevada fecundidad (cada hembra puede producir 3 ó 4 camadas al año de 15-30 alevines), su precocidad (son capaces de reproducirse a los 6 meses de vida) así como su alta tasa de reclutamiento al año les confiere un enorme potencial como especie invasora.

 

A pesar de haber sido introducida desde el sureste de EEUU en España teóricamente para una buena causa (la lucha contra la proliferación de mosquitos que transmiten el paludismo), se ha comprobado su total ineficiencia en esta tarea. Por el contrario, sí se ha demostrado en numerosos países que es un gran competidor acuático y acaparador de recursos en las orillas para otros peces, anfibios e invertebrados, a los que ha llevado en muchos casos a graves problemas de conservación. Por lo que está incluida en la lista de las 100 especies invasoras más dañinas del mundo (elaborada por el Grupo Especialista de Especies Invasoras -ISSG- de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza); y también se considera entre las 20 especies exóticas de mayor impacto en España.

La gravedad del impacto sobre las poblaciones autóctonas de otros peces, anfibios e invertebrados justifica su presencia en el Catálogo Español de Especies Exóticas e Invasoras (RD 630/2013); así como en otros autonómicos. Es un ejemplo del conocido como “efecto Frankenstein” en el que una introducción, en este caso realizada por la Administración, sin una planificación bajo cánones científicos se ha convertido en un grave y costoso problema posteriormente.

El efecto Frankenstein lo definió el ictiólogo Peter B. Moyle como ” una chapuza bienintencionada, que se convierte en un monstruo incontrolable

Su proliferación en la Península Ibérica a partir de su introducción hacia 1921 ha sido imparable, no sólo en los medios acuáticos someros de dinámica lenítica (charcas, lagunas, estanques y lagunillas) sino más recientemente también en los ríos. Donde en los últimos muestreos de 2009-10 se encontró en 46 estaciones fluviales incluidas en la red de seguimiento nacional de la ictiofauna; pertenecientes a casi todas las demarcaciones hidrográficas del centro peninsular y de la vertiente mediterránea. En esos trabajos no se detectó en ningún tramo de la cuenca del Duero, apareciendo en estos momentos por primera vez en la cuenca del río Tera. Es sorprendente su presencia en una zona de media montaña, con altitud próxima a los 1000 metros sobre el mar, cuando lo habitual es encontrarla por debajo de 800 m de altitud y en aguas más productivas y templadas; sin embargo su aclimatación inicial le ha permitido incluso reproducirse.

Gambusia
Distribución conocida de Gambusia holbrooki en la provincia de Zamora y nueva presencia en el nororeste. Mapa de elaboración propia con datos de Velasco (1994), CHD (2011) y datos propios (2013).
Distribucion Gambusia Murphy et al
Distribución de Gambusia holbrooki en el noroeste peninsular. Tomado de Murphy y colaboradores 2015 (Figura 1A).

Las gambusias se han observado en el mismo tramo de orilla en el que habitan numerosas especies protegidas de invertebrados y vertebrados incluidos en la Directiva de Hábitats, y que además se encuentran catalogados en las máximas figuras de riesgo de extinción en la Ley del Patrimonio Natural; entre las que destacan dos endemismos muy típicos de las aguas sanabresas: la rana patilarga (Rana iberica) y la lamprehuela (Cobitis calderoni).

Gambusias y lamprehuela
Un grupo de gambusias (G) junto a una lamprehuela (L) sobre una bandeja de trabajo en las orillas. Las lamprehuelas son peces endémicos catalogados como EN PELIGRO DE EXTINCIÓN desde 2011.

Es fundamental realizar acciones tempranas de control y eliminación de ejemplares en la zona donde ahora parecen confinados, antes de una mayor aclimatación y dispersión. Así como elaborar un plan de seguimiento de estos trabajos de erradicación intensiva con un plazo de al menos tres años. Éste es el esfuerzo que se ha comprobado necesario para la erradicación en poblaciones de bajas densidades, tras una consolidación en el medio natural cuando no fueron tomadas medidas preventivas.

Dado que la gambusia no es el único e indeseable invasor en aguas de la cuenca del Tera se quiere hacer una llamada de alerta a la Administración para que realice, y coordine con otros entidades implicadas en la conservación de la biodiversidad, las necesarias actuaciones contra las invasoras a través de los mandatos implícitos en la legislación contra la proliferación de invasoras y realice una protección efectiva de las numerosas especies catalogadas en peligro que allí habitan.

Sirva también de llamada a la participación ciudadana en dichas acciones para aumentar la sensibilización con este problema y prevenir así nuevas introducciones (intencionadas o por negligencia de los acuariófilos), que deterioran de forma irreversible el patrimonio natural de los ríos del NO de Zamora.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.-

C.H.D. 2011. Manual de las especies exóticas invasoras de los ríos y riberas de la Cuenca Hidrográfica del Duero. Ed. Confederación Hidrográfica del Duero, Valladolid.  213 pp.

Doadrio, I., Perea, S., Garzón-Heydt, P., González, J. L. 2011. Ictiofauna Continental Española. Bases para su seguimiento. Dirección General Medio Natural y Política Forestal. Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Madrid. 610 pp.

GEIB. 2006. Las 20 especies exóticas invasoras más dañinas presentes en España. GEIB, Serie Técnica N. 2. Pp. 116.

Lowe, S., Browne, M., Boudjelas, S., De Poorter, M. 2004. 100 of the World’s Worst Invasive Alien Species. A selection from the Global Invasive Species Database. Published by The Invasive Species Specialist Group (ISSG) a specialist group of the Species Survival Commission (SSC) of the World Conservation Union (IUCN). Suiza.

Murphy, C.A. Grenouillet, G., García-Berthou. E. 2015. Natural abiotic factors more than anthropogenic perturbation shape the invasion of Eastern Mosquitofish (Gambusia holbrooki). Freshwater Science 34(3):965–974.  DOI: 10.1086/681948

Velasco J.C. 1994. Atlas de los peces de las provincias de Salamanca y Zamora. Valoración de especies y tramos fluviales. Tesis Doctoral. Dpto de Biología Animal, Universidad de Salamanca. 335 pp + anexos.

Leer en internet sobre Gambusia holbrooki

Moreno-Valcárcel, R., Ruiz-Navarro, A. 2015. Gambusia – Gambusia holbrooki. En: Enciclopedia Virtual de los Vertebrados Españoles. Salvador, A., Elvira, B. (Eds.). Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid. http://www.vertebradosibericos.org/

Noticia recogida por DiCYT
Síguela en RTVCyL y Radio Zamora