CAMPUS CIENTÍFICOS VERANO

G6. CAMPUS CIENTÍFICO DE VERANO - CCV-

La actividad está destinada a los alumnos del programa -CCV- Campus Científicos de Verano que hayan optado por la temática de biodiversidad.

Se trata de pequeños grupos de estudiantes de 4º de la ESO y 1º de Bachillerato, seleccionados por su buen curriculum escolar y por su interés por la ciencia, la tecnología y la innovación académica. Los grupos suelen ser de 6-8 alumnos.

Los destinatarios de este módulo son alumnos de excelencia seleccionados por la dirección del programa y destinados en las áreas de Biología Animal y Ecología para ampliar sus conocimientos sobre la biodiversidad; así como acercarse a los procedimientos, instalaciones departamentales y técnicas más habituales utilizados por los investigadores de los departamentos universitarios. Todo ello en el marco de una experiencia pre-universitaria y convivencial durante una semana.

La actividad se viene desarrollando desde hace más de 7 años, y desde 2016 se han fundido los objetivos generales de biodiversidad con los de divulgación del Programa Bianual Intensivo, con un enfoque especial hacia la biodiversidad en el lago de Sanabria y su entorno. Los alumnos de este campus han permanecido dos de los cinco días en Sanabria, desarrollando allí los trabajos de campo. Tanto en las orillas lacustres como en el interior de la masa de agua. La estancia en Sanabria ha sido posible gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Galende y a la co-financiación de la actividad por Confederación Hidrográfica del Duero durante el periodo de actuaciones del Programa Bianual (2016-17). 

Puedes encontrar más documentación sobre los objetivos y requisitos de este programa en este enlace campus-2018 y en la web corporativa de   logo fecyt

Este año 2018 se realiza con la coordinación de ESPACIO DE CULTURA CIENTÍFICA de la USAL. 

Noticias sobre el CCV-Biodiversidad:

· O.Z. 14/07/2018

· ZA3.0  01/07/2018 

· La Vanguardia 29/06/2018 

· La Opinión de Zamora   27/07/2017

Edición CCV 2018

La presentación de los CCV de 2018 se hizo en las Escuelas Mayores del Edificio Histórico de la Universidad el lunes 2 de julio; con la presencia de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Ministerio de Ciencia, innovación y Universidades), del Campus de Excelencia Internacional (Ministerio de Educación y Formación Profesional), y la intervención inicial del Dr. Raúl Rivas del Dpto. de Microbiología y Genética de la USAL.

Dentro del campus de Biodiversidad el martes 3 de julio los alumnos iniciaron su participación con la presentación de los objetivos generales del mismo a desarrollar en el lago de Sanabria, y la visita a las instalaciones del Dpto de Biología Animal, la colección de fauna, los distintos sistemas de conservación de los ejemplares, el herbario y uso científico y también los laboratorios docentes.

Dentro del campus de Biodiversidad el martes 10 de julio los alumnos iniciaron su participación con la presentación de los objetivos generales del mismo a desarrollar en el lago de Sanabria, y la visita a las instalaciones del Dpto de Biología Animal, la colección de fauna, los distintos sistemas de conservación de los ejemplares, el herbario y uso científico y también los laboratorios docentes. El miércoles 11 se destinó al trabajo de campo en el entorno lacustre sanabrés, en un día tormentoso con lluvia intermitente. Y el jueves 12 se trabajó en los laboratorios docentes para la fijación de conceptos vistos de forma práctica en el campo y también la parte práctica experimental propiamente dicha con las muestras recogidas en el lago y el robledal; y finalmente el procesado de la información para la realización de la presentación final del viernes.

 

En la semana de 16 a 20 de julio los alumnos iniciaron su participación con la presentación de los objetivos generales del mismo a desarrollar en el lago de Sanabria, y la visita a las instalaciones del Dpto de Biología Animal, la colección de fauna, los distintos sistemas de conservación de los ejemplares, el herbario y uso científico y también los laboratorios docentes. El miércoles 18 se destinó al trabajo de campo en el entorno lacustre sanabrés, en un día cubierto de nubes y muy ventoso. En esta ocasión Fernando Silla estuvo acompañado en sus trabajo con Héctor, alumno de doctorado. El jueves 19 se trabajó en los laboratorios docentes para la fijación de conceptos vistos de forma práctica en el campo y también la parte práctica experimental propiamente dicha con las muestras recogidas en el lago y el robledal; y finalmente el procesado de la información para la realización de la presentación final del viernes.

 

En la última semana del CCV-Biodiversidad de 2018 el martes 24 de julio los alumnos iniciaron su participación con la presentación de los objetivos generales del mismo a desarrollar en el lago de Sanabria, y la visita a las instalaciones del Dpto. de Biología Animal, los distintos sistemas de conservación de ejemplaresen la colección de fauna y en el herbario para su uso científico y docente. También conocieton los laboratorios docentes para los alumos. El miércoles 25 se destinó al trabajo de trabajo de campo en el entorno lacustre sanabrés, en un día muy soleado y aunque los vientos de mediodía se presentaron en su fuerza habitual tras el trabajo de campo en Seoane, Ribadelago y Bouzas la recompensa final del baño en la playa de los Enanos. Ya a tope de turistas por estas fechas. Héctor sustituyó a Fernando Silla en los objetivos relacionados con la dendrocronología y la ecología del robledal. El jueves 26 se trabajó en los laboratorios docentes para la fijación de conceptos visto deforma práctica en el campo y también la parte práctica experimental propiamente dicha con las muestras recogidas en el lago y el robledal; y finalmente el procesado de la información para la realización de la presentación final del viernes.

 

Edición CCV 2017

Puedes ver más fotos en la Galería Visual

En la cuarta semana también se completaron todos y cada uno de los objetivos de trabajo. Nos acompaña esta semana Elisa Quarta, alumna del programa Erasmus, proveniente de la Universidad de Salento (Italia), y que completa sus estudios sobre anfibios en el área de Zoología.

El martes el trabajo de campo se desarrolló a lo largo de la “senda de los monjes” tras la introducción inicial sobre la ecología del lago en el Centro de Interpretación de la Naturaleza de San Martín de Castañeda. En sus orillas se desarrolló, en varios turnos, trabajo sobre el conocimiento “in situ” de la comunidad de herpetos (anfibios y peces) y de odonatos (caballitos y libélulas) que viven en la masa de agua, así como en su entorno más próximo. Además se tomaron los testigos de muestra para el estudio dendrocronológico, bajo las indicaciones del Dr. Fernando Silla, de algunas especies de árboles que viven en el entorno del lago; en esta semana también incluyendo el aliso.

Después nos trasladamos caminando hasta el río Tera, donde finalmente conocieron de primera mano la importancia de la roca “aborregada” de Ribadelago Viejo. Una zona de importancia científica y pedagógica de primer nivel para entender el glaciarismo en Sanabria, y que sin embargo no ha sido suficientemente valorada en el pasado. Ahora a finales de julio es muy patente la masificación de turismo en las orillas del lago; donde aprovechamos para darnos un refrescante chapuzón y alargamos la salida del agua todo lo posible.

La jornada del miércoles se desarrolla a caballo entre el trabajo limnológico en el lago de parámetros necesarios para conocer el estado ecológico de la masa de agua (midiendo la transparencia del agua y recogiendo plancton) y el conocimiento del complejo lacustre glaciar de Sierra Segundera; a través de la visita a la laguna de Peces. Donde los alumnos conocen algunos de sus principales hábitats y taxones acuáticos; y las presiones antrópicas que soporta este ecosistema. Siendo la visita a las plantas insectívoras de las turberas el punto de máxima excitación para todos los alumnos/as. Nos fuimos con un poco de preocupación ya que en el horizonte se levantó después de comer una gran columna de humo por encima de la Segundera, proveniente de algún incendio en la zona de Hedroso o Lubián. Los incendios son sin duda uno de los principales ambientales de la zona.

Finalmente el jueves se completaron los conocimientos en biodiversidad y sus métodos de estudio con  análisis de los datos y las muestras en los laboratorios docentes del Campus Unamuno de Salamanca.

En la tercera semana no se completar todos los objetivos de trabajo ya que el miércoles amaneció en el lago con un tiempo muy desapacible, con fuertes rachas de viento y lloviznando. El martes el trabajo de campo se desarrolló a lo largo de la “senda de los monjes” tras la introducción inicial sobre la ecología del lago en el Centro de Interpretación de la Naturaleza de San Martín de Castañeda. En las orillas se desarrolló, en varios turnos, trabajo sobre el conocimiento “in situ” de la comunidad de herpetos (anfibios) y de odonatos (caballitos y libélulas) que viven en la masa de agua, así como en su entorno más próximo. Además se tomaron los testigos de muestra para el estudio dendrocronológico, bajo las indicaciones del Dr. Fernando Silla, de algunas especies de árboles que viven en el entorno del lago.

Después nos trasladamos caminando hasta el río Tera, donde finalmente conocieron de primera mano la importancia de la roca “aborregada” de Ribadelago Viejo. Una zona de importancia científica y pedagógica de primer nivel para entender el glaciarismo en Sanabria, y que sin embargo no ha sido suficientemente valorada en el pasado. Ya se nota la presencia masiva de turismo en las playas del lago; donde aprovechamos para darnos un refrescante chapuzón.

La jornada del miércoles se desarrolló a caballo entre el trabajo de aula en el albergue sobre los parámetros necesarios para conocer el estado ecológico de la masa de agua y el conocimiento del complejo lacustre glaciar de Sierra Segundera; a través de la visita a la laguna de Peces. Donde los alumnos conocen algunos de sus principales hábitats y taxones acuáticos y las presiones antrópicas que soporta este ecosistema y que se reflejan en el paisaje allí dominante.

Finalmente el jueves se completaron los conocimientos en biodiversidad y sus métodos de estudio en los laboratorios docentes del Campus Unamuno de Salamanca con la participación del Dr. Miguel Lizana.

En la segunda semana también se completaron los objetivos de trabajo. El martes el trabajo de campo se desarrolló a lo largo de la “senda de los monjes” tras la introducción inicial sobre la ecología del lago en el Centro de Interpretación de la Naturaleza de San Martín de Castañeda. En las orillas se desarrolló, en varios turnos, trabajo sobre el conocimiento “in situ” de la comunidad de herpetos (anfibios y serpientes de agua) y de odonatos (caballitos y libélulas) que viven en la masa de agua, así como en su entorno más próximo. Además se tomaron los testigos de muestra para el estudio dendrocronológico, bajo las indicaciones del Dr. Fernando Silla, de algunas especies de árboles que viven en el entorno del lago.

Después nos trasladamos caminando hasta el río Tera, donde finalmente conocieron de primera mano la importancia de la roca “aborregada” de Ribadelago Viejo. Una zona de importancia científica y pedagógica de primer nivel para entender el glaciarismo en Sanabria, y que sin embargo no ha sido suficientemente valorada en el pasado. Aunque es el inicio de julio ya se nota la presencia masiva de turismo en las orillas del lago; donde aprovechamos para darnos un refrescante chapuzón.

La jornada del miércoles se desarrolla a caballo entre el trabajo limnológico en el lago de parámetros necesarios para conocer el estado ecológico de la masa de agua y el conocimiento del complejo lacustre glaciar de Sierra Segundera; a través de la visita a la laguna de Peces. Donde los alumnos conocen algunos de sus principales hábitats y taxones acuáticos y las presiones antrópicas que soporta este ecosistema.

Finalmente el jueves se completaron los conocimientos en biodiversidad y sus métodos de estudio con  análisis de los datos y las muestras en los laboratorios docentes del Campus Unamuno de Salamanca con la participación del Dr. Miguel Lizana.

En esta primera semana se completaron los objetivos de trabajo. El martes el trabajo de campo se desarrolló a lo largo de la “senda de los monjes” tras la introducción inicial sobre el lago que nos realizó el biólogo Jose Carlos Vega en el Centro de Interpretación de la Naturaleza de San Martín de Castañeda, y hasta la hora de comer en las orillas del lago en la vega de Seoane.

Aquí se realizó en varios turnos trabajo sobre el conocimiento de la comunidad de anfibios y de odonatos que viven en la masa de agua, así como en su entorno más próximo. Además se tomaron las muestras dendrocronológicas, bajo las indicaciones del Dr. Fernando Silla, para determinar la edad de determinadas especies de árboles que viven en el entorno del lago en el laboratorio del albergue a través de un testigo.

Después nos trasladamos caminando hasta el río Tera, en el entorno de Navaldelpozo, para conocer las comunidades de animales y plantas asociadas a la aliseda. Allí los alumnos conocen de primera mano la utilidad de las especies “bioindicadoras” en el trabajo de estudio del estado ecológico de una masa de agua; y finalmente conocieron de primera mano la importancia de la roca “aborregada” de Ribadelago Viejo. Una zona de importancia científica y pedagógica de primer nivel para entender el glaciarismo en Sanabria, y que sin embargo no ha sido suficientemente valorada en el pasado.

Es el inicio de julio y eso se notó en la escasa presencia de turismo en las orillas del lago, incluso en las playas. Donde por cierto aprovechamos para darnos un refrescante chapuzón después de un montón de horas de trabajo.

La actividad está destinada a los alumnos del programa -CCV- Campus Científicos de Verano  que hayan optado por la temática de biodiversidad.

Se trata de pequeños grupos de estudiantes de 4º de la ESO y 1º de Bachillerato, seleccionados por su buen curriculum escolar y por su interés por la ciencia, la tecnología y la innovación académica. Los grupos suelen ser de 6-8 alumnos.

Los destinatarios de este módulo son alumnos de excelencia (nota de corte de 9,55 este año) seleccionados por la dirección del programa y destinados en las áreas de Biología Animal y Ecología para ampliar sus conocimientos sobre la biodiversidad; así como acercarse a los procedimientos, instalaciones departamentales y técnicas más habituales utilizados por los investigadores de los departamentos universitarios; todo ello en el marco de una experiencia pre-universitaria y convivencial durante una semana.

La actividad se viene desarrollando desde hace 5 años, y en 2016 se han fundido los objetivos generales con los de divulgación del Programa Bianual Intensivo, con un enfoque especial hacia la biodiversidad en el lago de Sanabria y su entorno; de manera que los alumnos de este campus han permanecido dos de los cinco días en Sanabria, desarrollando allí los trabajos de campo. Tanto en las orillas lacustres como en el interior de la masa de agua. La estancia en Sanabria ha sido posible gracias a la colaboración por parte del Ayuntamiento de Galende y a la financiación de Confederación Hidrográfica del Duero.

Las demás actividades se han desarrollado, como en el resto de campus Studii Salamantini de la USAL, en las instalaciones de la Universidad en el Campus Miguel de Unamuno de Salamanca. En total unos 120 alumnos (la mayoría chicas) de toda España han pasado por esta experiencia en 2016.

La actividad fue coordinada por el Dr. Miguel Lizana, y la participación de los doctores Fernando Silla, Margarita Jambrina y Javier Morales los martes y miércoles en Sanabria; y además se contó con otras personas colaboradoras del Área de Biología Animal (Valentín y Paco) y del herbario de la Facultad (Javier) que ayudaron en las explicaciones en los laboratorios docentes.

Noticias sobre este evento:

· Sala de Prensa

· La Opinión de Zamora 30/07/2016

A continuación hacemos una breve reseña de cada semana del CCV de Biodiversidad en el lago de Sanabria de 2016.

 

En esta primera semana se completaron los objetivos de trabajo, con algunos pequeños reajustes de ensayo, tanto el martes como el miércoles. El martes el trabajo de campo se desarrolló a lo largo de la “senda de los monjes” tras la introducción inicial sobre el lago que nos realizó el biólogo Jose Carlos Vega en el Centro de Interpretación de la Naturaleza de San Martín de Castañeda, y hasta la hora de comer en las orillas del lago en la vega de Seoane. Aquí se realizó en varios turnos trabajo sobre el conocimiento de la comunidad de anfibios y de odonatos que viven en la masa de agua, así como en su entorno más próximo. Aquí además se tomaron las muestas dendrocronológicas, bajo las indicaciones del Dr. Fernando Silla, para determinar la edad de determinadas especies de árboles en el laboratorio del albergue.

Después nos trasladamos hasta el río Tera, en el entorno de Navaldelpozo, para conocer las comunidades de animales y plantas asociadas a la aliseda donde conocen de primera mano la utilidad de las especies “bioindicadoras” en el trabajo de estudio del estado ecológico de una masa de agua; y finalmente gracias a la participación de la geóloga Dra. Margarita Jambrina conocieron de primera mano la importancia de la roca “aborregada” de Ribadelago Viejo. Una zona de importancia científica y pedagógica de primer nivel para entender el glaciarismo en Sanabria, y que sin embargo no ha sido suficientemente valorada en el pasado.

Es el inicio de julio y eso se notó en la escasa presencia de turismo en las orillas del lago, incluso en las playas. Donde por cierto aprovechamos para darnos un refrescante chapuzón después de la ruta del martes. 

En el laboratorio del albergue de Illanes se realizó el trabajo preliminar de montaje de las muestras de leño de los árboles y de filtrado de agua para conocer el contenido de clorofila del lago y del río Tera, así como se preparó la instalación a última hora de la jornada de trabajo de las cámaras de fototrampeo de mamíferos silvestres en un castañar próximo.

El miércoles comenzó muy temprano con las sesiones téoricas de explicación de conceptos básicos de limnología necesarios para entender el fundamento de las actividades de muestreo de plancton y determinación de la transparencia del agua en la columna de agua del lago; a desarrollar durante toda la mañana. Los alumnos completan sus conocimientos con el aprendizaje básico en el manejo de aparatos que miden  parámetros del agua (como el pH-metro, conductivímetro, etc.), el manejo de la botella hidrográfica para recoger muestras de agua y plancton a determinadas profundidades y la tarea esencial de conocimiento del sedimento de un lago como vehículo imprescindible para comprender su evolución a lo largo del periodo Holoceno, tras la fusión del glaciar que le dio origen.

El relato de la Dr. Margarita Jambrina a través de los datos de tu tesis doctoral de cómo se ha comportado el lago a lo largo de los últimos 26.000 años y la relación de sus paleo-comunidades biológicas con el manejo de la cuenca hidrográfica y con la evolución de la vegetación en ella asentada, permite a los alumnos conocer datos relevantes y técnicas de trabajo usual en la paleolimnología.

Tras realizar el muestreo en el lago la última parte de la actividad consiste en conocer el complejo glaciar de la Sierra Segundera, muy relacionado con los procesos que se pueden detectar en el lago. La estancia en la laguna de Peces tuvo que ser reducida ya que nos sorprendió una tormenta (granizo incluido) que nos hizo regresar al autobús antes de tiempo.

El jueves en las instalaciones del Campus Unamuno los alumnos realizan una visita guiada a las colecciones zoológicas (guiada por el profesor Lizana) y el herbario de la Facultad (guiada por Javier, el técnico especialista). Además en los laboratorios docentes se instruyen en el manejo de microscopios y lupas binoculares para la correcta determinación de larvas de anfibios, de restos de presas en los excrementos de especies ribereñas como las nutrias; así como se realiza un análisis final de los principales taxones del plancton del lago en la muestra recogida por ellos y se calcula la cantidad de clorofila extraída en la muestra de agua filtrada.

Una última tarea durante el CCV para los alumnos es mostrarle a los demás grupos su aprendizaje durante toda la semana, para lo que utilizan una presentación.

En la segunda semana se completaron también todos los objetivos de trabajo, ahora ya más ajustados los tiempos de todas las actividades, tanto el martes como el miércoles en Sanabria, como el jueves en Salamanca. Repitiendo los esquemas de trabajo y la toma de muestras en campo para ser posteriormente analizadas tanto en el laboratorio del albergue de Illanes como en los laboratorios docentes del Campus Unamuno. La mayor bonanza climática de esta semana redundó en una mayor cantidad de libélulas, y otros invertebrados, que pudieron ser observados, y en algunos casos retenidos en mano por algunas de las alumnas más reacias a tener “bichos” en la mano. La mejor de las terapias es participar grupalmente de la observación en detalle de estos animalillos que nos sorprenden con sus formas, colores y modos de vuelo. También el manejo en detalle de animales vivos permite iniciar a los alumnos en el manejo de guías de campo y también en el uso de claves dicotómicas de determinación. 

En esta segunda oportunidad sí se pudo completar la visita al entorno de la laguna de Peces, conociendo sobre el terreno las comunidades biológicas típicas de la alta montaña y de los ambientes de turbera; así como la dinámica del paisaje y la interacción entre éste y la vegetación allí instalada debido al intenso uso ganadero de la sierra.

La tercera fue la semana más calurosa, y a pesar de esto se completaron también todos los objetivos de trabajo tanto en Sanabria, como el jueves en Salamanca. Repitiendo los esquemas de trabajo y la toma de las semanas anteriores.

En este caso también se completó la visita al entorno de la laguna de Peces, conociendo sobre el terreno las comunidades biológicas típicas de la alta montaña y de los ambientes de turbera; así como la dinámica del paisaje y la interacción entre éste y la vegetación allí instalada debido al intenso uso ganadero de la sierra. Además se pudo comprobar la importante afluencia de turistas a esta zona en relación con la preservación de condiciones naturales en el entorno y las implicaciones derivadas respecto a la conservación del recurso “agua”.  Los alumnos hicieron además un repaso temático de las principales consecuencias que se derivan en las montañas de los problemas sobrevenidos por el cambio climático global.

En la última semana se completaron también todos los objetivos de trabajo tanto en Sanabria, como el jueves en Salamanca. Repitiendo los esquemas de trabajo y la toma de las semanas anteriores. A finales de julio se notó una enorme presión turística en la mayoría de lugares, sobre todo en las playas en la laguna de Peces, que en buena parte condicionan la presencia de determinados taxones y la composición final de las comunidades biológicas durante el periodo estival. 

También se completó la visita al entorno de la laguna de Peces, conociendo sobre el terreno las comunidades biológicas típicas de la alta montaña y de los ambientes de turbera; así como la dinámica del paisaje y la interacción entre éste y la vegetación allí instalada debido al intenso uso ganadero de la sierra. Además se pudo comprobar lo importante de compaginar la afluencia de turistas con medidas de gestión que aseguren la preservación de condiciones naturales en el entorno y sus implicaciones en la conservación del recurso “agua”. Durante esta actividad nos acompañó una periodista local que conoció de primera mano la manera de trabajar en los CCV y el interés por la docencia que muestran estos alumnos.

En las siguientes presentaciones dinámicas los alumnos de varias semanas resumieron los trabajos de campo y laboratorio.

G5 VOLUNTARIADO

JUNIO de 2018 en Sanabria

Seguimiento de calidad del agua

Los colectivos sanabreses CRYOSANABRIA y HUERTO DEL POZO realizan desde 3 años la actividad de voluntariado; patrocinada por el MAPAMA, la FUNDACIÓN BIODIVERSIDAD y la asociación ADECAGUA en España.

Se trata de un programa educativo de alcance internacional que fomenta la concienciación pública en relación con la protección de los recursos hídricos en todo el Mundo, mediante la participación de los ciudadanos en el control local, a partir de un estudio básico, de sus propias masas de agua. Esta actividad se realiza a nivel mundial y según los datos de EarthEcho Water Challenge hasta el momento han particiado más de 1,5 millones de voluntarios de  146 países.

La actividad consiste en realizar una simulación de un muestreo de calidad fisicoquímica y biológica del agua, pero a una escala didáctica asumible para el público general. Se cuenta con el material que proporcionó a las entidades  ADECAGUA y un manual de instrucciones.

El Día Mundial de Control de la Calidad del Agua (WWMC por su siglas en inglés) se realiza el 22 de marzo, aunque en la cuenca del Tera los colectivos citados la vienen realizando regularmente en un muestreo de primavera en junio, y otro de otoño a finales de septiembre. La memoria de dicha actividad en 2016 puede ser vista aquí  Clic¡ y el de 2017 aquí Clic¡

Durante los primeros días de junio de 2018 AELS ha participado en esta actividad de voluntariado como apoyo técnico para confrontar los métodos y materiales que se realizan en el voluntariado y los que se utilizan habitualmente en los trabajos científicos de monitorización de calidad del agua o de estado ecológico. Como objetivo de educación ambiental dentro de las actividades formativas y divulgativas (acción G5) del Programa de Seguimiento Limnológico Bianual Intensivo del lago de Sanabria

La red de localizaciones de muestreo (creada por los voluntarios) en el ámbito de estudio del Programa está compuesta por 1 punto en el alto Tera (1), otro en el entorno de Navaldelpozo (2, antes de la entrada del Tera en el lago) y otro a  la salida del Tera del lago (3). Más abajo además se realizan dos controles, uno en Puebla de Sanabria y otro cerca de la desembocadura del Tera en el Esla.

Tras unos días de abundantes lluvias y temporales la tarde del 12 de junio se realizó la primera parte de este voluntariado de control de calidad del agua con los socios de Cryosanabria y Huerto del Pozo con las mediciones pertinentes en los puntos 2 y 3 próximos al lago, y también en la cola del embalse de Cernadilla en Puebla de Sanabria.

La utilización del instrumental científico del equipo de la Universidad de Salamanca permitió a los participantes comprobar 1/la dificultad de hacer mediciones correctas en unas aguas muy oligotróficas y naturalmente coloreadas; 2/calibrar los errores que se producen cuando se realiza con técnicas o métodos incorrectos o insuficientes, o también 3/cuando los reactivos no se encuentran en las adecuadas condiciones o en suficiente cantidad.

Un ejemplo gráfico mejor que mil palabras ...

La lectura de color en la escala nos indica un valor de pH de 8 en el punto número 3, es decir en la salida del Tera desde el lago.

La multisonda paramétrica recién calibrada mostraba un pH de 6,8 en el mismo agua.

El sistema de voluntariado permite medir la dureza del agua (sales disueltas, mayormente de calcio, magnesio y hierro) mediante una lectura de color añadiendo pastillas de reactivo hasta que toma un color azul intenso.

En este caso en Navaldelpozo se alcanza con la primera pastilla, lo que indica un valor de dureza en el  intervalo 0 – 40 mg/l, es decir aguas de muy baja mineralización.

Aparte de lo aproximativo que son los datos que se pueden obtener, es una actividad donde el principal objetivo es la sensibilización ambiental ante la importancia del recurso y el contacto con los métodos de muestreo; y no propiamente los resultados analíticos. Y en el caso de los organismos vivos que viven dentro del agua podríamos llegar a conclusiones muy similares, ya que los datos que se pueden obtener dependen más de la intensidad de muestreo, las herramientas usadas, la superficie elegida y del nivel de conocimientos entomológicos del operario que de la propia composición de la comunidad acuática. Esta es una actividad que no posee ningún valor si no es apoyada por personal especialista que forme a los voluntarios.

Nos quedamos con el valor pedagógico de la actividad y con las sensaciones de encontrarnos en unas masas de agua de gran calidad, aunque muy sensibles a los impactos por lo que debemos exigir mayor control de los vertidos y otros impactos sobre los cauces y sus cuencas de drenaje. 

! En breve dispondremos del informe de junio de 2018 ¡

Si quieres participar en la siguiente síguenos en internet

Noticias de la actividad:

· DZ de 13 de junio

· ZN de 13 de junio

· Z24H de 14 de junio

!! NO ESTÉS SÓLO A PÁJAROS ¡¡

2 de Febrero de 2018 en Sanabria

La actividad está destinada al público en general y la temática principal será la biodiversidad de los lagos, y los peligros actuales que la introducción de especies exóticas tiene sobre las comunidades y el estado ecológico.

El lago de Sanabria no es un humedal incluido en el convenio Ramsar, pero el 2 de febrero es una buena fecha, y la celebración mundial de homenaje a este tipo de ecosistemas es motivo suficiente, para participar en sus orillas en una actividad para conocer su importancia como ecosistema en compañía de simpatizantes de asociaciones locales interesadas por la naturaleza.

Parte práctica a pie de lago: 16:00 h en playa Viquiella

Parte teórica: 18:30 h en el Ayto. de Puebla

Descarga el cartel con este código QR