UN LAGO Y TRES HYDRAS

LAS HIDRAS DEL LAGO DE SANABRIA

Tres especies de hidras en el lago de Sanabria

El estudio de la fauna del zoobentos litoral durante el Seguimiento Bianual Intensivo comienza a ofrecer nuevos resultados sobre las comunidades faunísticas menos populares y valorados por la sociedad. Es el caso de los pequeños invertebrados no artrópodos que se refugian y medran entre la hojarasca y vegetación sumergida. 

Los Hidroideos (de aguas dulces) son uno de los grupos de Cnidarios Hydrozoos menos estudiados en España. Se cita la presencia histórica de un total de 3-4 especies del género Hydra, aunque no hay estudios ni datos recientes de confirmación; por lo que los trabajos más actuales reconocen únicamente la presencia de 2 especies (Jankowski et al. 2008) en el oeste europeo. En el lago de Sanabria únicamente se tiene referencia de la presencia de Hydra vulgaris por los trabajos de Ramón Margalef (1955).

En el periodo de estudio 2016-18 se ha podido constatar que habitan en sus aguas al menos otras 2 especies: Hydra (Pelmatohydra) oligactis y también Hydra (Chlorohydra) viridissima. Lo que representa ampliar el ya de por sí extenso catálogo de seres vivos propios de este ecosistema.

Nuevos datos de estas especies de hidras en Graellsia 74(2): e077

Las tres especies se han encontrado en simpatría, es decir en localidades y sustratos diferentes del mismo ecosistema; desde hojarasca en las orillas a las praderas sumergidas a gran profundidad de algas carofitas de la especie Nitella flexilis.

Estudiar a fondo las hidras de agua dulce

Los Hidroideos dulceacuícolas ibéricos únicamente están representados entre la fauna autóctona por las conocidas como hidras. Pertenecen al Phyllum de los Cnidarios (un grupo fundamentalmente marino), que en todo su ciclo vital poseen cuerpo con esta forma típica de pólipo. Las hidras poseen esta forma a modo de saco cilíndrico hueco, muy estirable, con un pie que le permite sujetarse y en cuya parte opuesta se encuentra la boca rodeada de tentáculos. Dentro de su apasionante biología es conocida la reproducción por gemación de pequeñas hidras que se instalan temporalmente en los laterales de la columna del pólipo.

Son pequeños seres depredadores (unos pocos mm) que medran por los fondos con hojarascas y vegetación sumergida para capturar sus presas con sus largos tentáculos o brazos, que suelen ser gusanos oligoquetos y fases juveniles de microcrustáceos. Los tentáculos están provistos de unas células especializadas (cnidocitos) en inocular a las mismas un líquido urticante y que les permite paralizarlas para digerirlas. Por lo general permanecen casi fijas al sustrato sobre el que se apoyan y cazan al acecho; aunque pueden desarrollar movimientos cortos volteando todo su cuerpo sobre los tentáculos.

Es conocido en lagos de origen glaciar como el de Sanabria la presencia de hidras incluso en aguas muy profundas (a más de 300 m de la superficie). Nosotros hemos encontrado ejemplares hasta una profundidad de 6,5 m, sobre el nivel de cota máxima. Algunos estudios describen la zona eufótica (3-17 m) de los lagos Zürich y Maggiore como la preferida por las hidras.

Algunas especies de hidras (especialmente del subgénero Chlorohydra) presentan una característica asociación de tipo simbiosis con algas microscópicas (sobre todo Chlorella) dentro de sus tejidos, y que les proporcionan su color típicamente verde intenso.

Los hidroideos presentan buena sensibilidad para muchos parámetros de calidad del agua, a pesar de ser animales muy sencillos en cuanto a la organización de sus tejidos. Sitúan sus preferencias en aguas muy ligeramente ácidas, bien oxigenada y con materia vegetal en descomposición, pero de condición claramente oligosaprobia. Reflejando de esta manera en gran medida las características que también necesitan las poblaciones presa de las que se alimentan.

Por lo que su presencia en el litoral se considera un buen indicador de aguas en un estado ecológico de nivel oligotrófico.

3 taxones del género Hydra
Valoración del estado ecológico para el grupo de los Hidroideos (3 taxones del género Hydra)

En las últimas décadas se conoce la proliferación en muchos puntos de Europa de un Hydrozoo exótico que posee fase de medusa, Craspedacusta sowerbii, y que se cree procedente de la cuenca del Yantsé (China); de donde podría haber llegado debido al tráfico mercantil.

Por el momento sólo se conoce en España y Portugal en algunos embalses, donde desarrolla poblaciones algunos años. Su expansión por otros ámbitos epicontinentales es difícil de predecir ya que puede ser fácilmente transportada por los movimientos de agua y equipos de personas que realizan actividades acuáticas.

Revisión de la presencia en la Península Ibérica de esta especie en Graellsia, 74(2): e072

NUEVA_BATIMETRÍA

NUEVA BATIMETRÍA

Durante el año 2018, la CHD ha adquirido un nuevo modelo batimétrico de alta resolución para el lago de Sanabria.

CHD_logo2018

Entrada elaborada por el Dr. Agustín Monteoliva -ECOHYDROS SL-

Dicho modelo supone una mejora sustancial respecto a la información que se disponía hasta el momento, y ha sido puesto a disposición del Programa Bianual por parte del Organismo de cuenca para su uso con fines científicos.

Se realizó durante tres días una campaña de prospección acústica de cobertura completa para un levantamiento batimétrico de muy alta resolución. Para ello se utilizó un interferómetro GeoSwath, un instrumento óptimo para aguas someras costeras, lagos y embalses y tramos fluviales no vadeables.

La tecnología utilizada ofrece una cobertura completa de barrido lateral de gran anchura y la posibilidad de trabajar con frecuencias de mayor resolución (500 kHz en este caso). Durante los transectos para obtener los datos del ecosondeo se hicieron correcciones del movimiento y de posicionamiento de la embarcación mediante antenas GPS y un sistema de medición inercial; por lo que finalmente se consiguió una precisión horizontal media de unos 40 cm, y sub-decimétrica en la vertical.

Se ha obtenido una cobertura batimétrica de muy alta resolución sobre un total 3.536.486 m2 (unas 354 ha), correspondientes a la cota altitudinal 1.004,1 m. Se midió una profundidad máxima de 49,91 m en la cubeta sureste, y la profundidad media calculada es de 28,03 m. Con estos datos se calcula que el volumen del lago de Sanabria es de 99.114,45 m3 (unos 99,1 hm3 en máximo llenado).

Se establece ahora con una mayor precisión la profundidad máxima en 49,91 m en la cubeta sureste, frente a los 51 m que ofrecía el sondeo anterior, si bien la comparación no es directa ya que no se dispone de la cota exacta de referencia para los datos anteriores. Se ha comprobado una oscilación vertical de la lámina de agua del lago próxima a 1 m.

Las nuevas dimensiones son 60.688 m2 y 2,83 hm3 superiores a los datos establecidos en la anterior batimetría publicada en 2005. La profundidad se ha establecido sobre la cota de la lámina de agua en 1004,1 m con respecto al nivel del mar en Alicante y las correcciones el nivel del lago en tiempo real se realizaron mediante enlace a la estación de ITACYL-Puebla de Sanabria perteneciente a la Red GNSS de Castilla y León.

El siguiente modelo digital batimétrico de profundidades (MDB) se ha construido con los datos de la nueva batimetría de alta resolución realizado mediante ecosondeo multihaz.

Para crear el mapa de sombras y pendientes se ha exagerado la escala vertical, lo que produce un mayor efecto visual de las zonas más profundas. La mayor parte de la superficie sumergida (tonos verdosos) se encuentra entre 17 y 37 m de profundidad; y las zonas de litoral menos profundo (tono rojo) se corresponde con la zona expuesta en la banda árida durante el estiaje y los tramos someros de hasta 4 m de profundidad (tono naranja-amarillo), respectivamente. Esta banda de orilla es la zona visible desde la superficie a través de la lámina de agua con buenas condiciones de luminosidad; las aguas más profundas (tonos azules oscuro) se corresponden con la típica percepción visual característica de este lago de aguas oscuras.

La finalidad de las batimetrías es la obtención de coordenadas X,Y,Z de puntos sumergidos para conocer en detalle la topografía de los fondos de una masa de agua. La determinación de la profundidad recibe el nombre de sondeo y consiste en medir la distancia vertical entre el nivel del agua y la superficie del fondo.

Antiguamente las técnicas que se usaban era descolgar de la embarcación una cuerda lastrada o cinta métrica con una pesola, definiendo la profundidad toda la parte que quedaba sumergida. La limitación que tiene este método es que mide la profundidad de un solo punto cada vez y también resulta imprecisa porque está sujeta a los movimientos del barco, las mareas y las corrientes que afectan al cable o cuerda. La reunión de multiples puntos así medidos en un transecto de rumbo conocido aumenta la cantidad de estos resultados discretos.

Posteriormente el uso de ecosondas instaladas en embarcaciones en movimiento permitió conocer la topografía sumergida en bandas no solapadas; ya que es posible utilizar la señal de rebote sobre los fondos de sonidos (de frecuencias no audibles por el oído humano y pulsos muy cortos) hasta el sistema de transducción y recepción en la misma para conocer la distancia vertical recorrida.

Ecosondas monohaz: emiten en una sola frecuencia, típicamente 200 KHz, por encima del sonido audible por el ser humano (ultrasónicas). En trabajos de batimetría ya casi no se emplean que se consideran menos precisas que las multihaz, pero por su facilidad de manejo y fiabilidad hasta los 1.000 m todavía se emplean en localización de bancos de peces, por ejemplo.

En la actualidad los dispositivos de tipo multihaz (multibeam, en terminología anglosajona) barren el fondo transversalmente al sentido de avance de la embarcación, cubriendo así una mayor zona y posibilitando la corrección de errores mediante la interpolación de los resultados obtenidos. Ademas de precisión se gana rapidez, por lo que considera en método más eficaz de cartografiar una zona sumergida.

Ecosondas multihaz : se trata de un conjunto de sondas que emiten haces de ondas en varias direcciones a una determinada frecuencia y ordenados tridimensionalmente de forma cónica. En estos muestreos multihaz y a 500 kHz es posible para aguas someras (en torno a 50-60 m de profundidad) abarcar bandas de mapeo de hasta 500 m de anchura. Y aunque la intensidad de la señal se va degradando con la distancia (lo que implica mayor imprecisión en los extremos) el software de manejo permite emplear los datos recibidos para establecer la composición del fondo por reflectividad en estas regiones superponiendo zonas barridas, y promediando los resultados.

Alcance de la resolución de los datos con técnicas multihaz para un rumbo de la embarcación y solapamiento de las bandas. La lectura del terreno abarca todo el fondo y no es necesaria la interpolación de datos.
Alcance de la resolución de los datos con técnicas monohaz para el mismo rumbo de la embarcación. El relleno de las zonas no muestreadas se hace por interpolación de datos en un sistema geográfico de información.